Comentario de al-Bayquniyya (i): el hadiz auténtico


http://www.najeebawaih.net/nageb.php?CID=5&SID=314
Un manuscrito de al-Bayquniyya.

Dijo al-Bayquni:

1.      Empiezo con alabanzas y mandando bendiciones a Muhammad, el mejor profeta que fue mandado

El autor empezó alabando a Allah y mandando bendiciones al Mensajero de Allah Muhammad como es la costumbre de los musulmanes en sus cartas y escritos desde los primeros tiempos.

2.      Las categorías de hadices son numerosas y cada una viene con su propia definición

Las categorías de hadiz se pueden dividir de distintas maneras. Según Ibn Salah, autor de la famosa Muqaddima, en realidad solo hay tres categorías: auténtico (sahih), aceptable (hasan) y débil (da‘if), dando a entender que las demás categorías que menciona en su libro son sub-categorías. Al-Iraqi, en su comentario de Ibn Salah, dice que hay quien dice que solo hay dos categorías, el auténtico y el débil, ya que el aceptable entra bajo lo auténtico, y esta también es la opinión de Ibn Kazir en su resumen del libro de Ibn Salah e al-Iraqi lo atribuye a al-Hakim.

Ahora bien, si empezamos a incluir todas las sub-categorías, pues se puede decir que hay muchas más categorías. Ibn Salah habla de sesenta y cinco, mientras que al-Hazimi decía que eran aproximadamente cien, e Ibn Hajar en su comentario de Ibn Salah dice que entre su profesor al-Balqini, algunos otros alumnos de al-Balqini y el mismo habían llegado a cien categorías. Y el problema, como señala Ibn Salah, es que en realidad no hay un límite para la categorización, pues “no se puede cuantificar la variedad de categorías de narradores del hadiz ni sus atributos, ni los estados de los textos (del hadiz).”

Así pues, aunque al-Bayquni solo habló de treinta y dos categorías cubrió las categorías más importantes para principiantes.

Sahih – Auténtico

3.      La primera (categoría) es el sahih y es aquello que está conectado en su cadena de transmisión sin ser irregular o defectuoso.

4.      Lo narra alguien de buen carácter y precisión de alguien igual que él, acreditado en su precisión y transmisión

El autor aquí explica cuales son las condiciones del hadiz auténtico y menciona cinco condiciones:

  1. Que la cadena esté conectada. Esto quiere decir que sabemos que todos las personas en la cadena de transmisión estudiaron los unos con los otros, desde el compilador del libro hasta el Profeta (saw).
  2. Que no sea irregular. Esto significa que un narrador narra el hadiz de su profesor de una manera particular pero los demás alumnos de ese mismo profesor lo narran de manera claramente diferente, la narración que difiere es irregular.
  3. Que no tenga un defecto. Muchas veces el defecto es la irregularidad. Pero también hay otros defectos, como dos narradores fidedignos que estudiaron el uno con el otro, pero que por alguna razón esa transmisión es problemática.
  4. Que todos los narradores sean de buen carácter. La palabra árabe es ‘adl, que viene de justicia, y los filólogos definen al ‘adl como alguien de buen carácter que sirve como testigo en un juicio, y esta es la opinión de muchos sabios del hadiz.
  5. Que todos los narradores sean precisos y que transmitan las cosas como las aprendieron. Esto significa que si un narrador comete errores en su transmisión su hadiz no se considera auténtico.

El ejemplo de un hadiz auténtico es lo que narró al-Bukhari en su Sahih:

Me narró Adam: Me narró Shu‘ba: Me narró Habib b. Abi Thabit: Dijo: Oí a Abu ’l-‘Abbas el poeta -y era intachable en hadiz- decir: Oí a Abdullah b. ‘Amr –que Dios tenga misericordia con ambos- decir: Vino un hombre al Profeta –que Dios le colme de paz y bendiciones- y le pidió permiso para (participar en) jihad, pero él le dijo:

“¿Tus padres están vivos?”

Dijo: “Si.”

Dijo: “Pues entonces esfuérzate con ellos.”

Para verificar la autenticidad del hadiz hay que saber quienes son los narradores, y he aquí su biografía de Taqrib al-tahdhib de Ibn Hajar y algunas cosas añadidas de Khulasat tadhhib tahdhib al-kamal de al-Khazraji en cursiva:

  1. Adam b. Abi Iyas Abdul Rahman al-‘Asqalani, originario de Khurasan, apodado Abu ’l-Hasan, creció en Baghdad. De confianza, devoto, de la novena (generación), murió (doscientos) veintiuno. En Bukhari, Abu Dawud, Tirmidhi, Nasa’i. Narró de Ibn Abi Dhi’b, Shu‘ba, Sufyan, al-Mas‘udi, y Hurayz b. Uthman. Narró de él al-Bukhari, Ahmad b. al-Azhar, al-Darimi y Abu Hatim, que dijo: “De confianza, fiable, muy devoto, de lo mejor creado por Dios.”
  2. Shu‘ba b. al-Hajjaj b. al-Wird al-Ataki por wala’, Abu Bustam, de Wasit luego de Basora, de confianza, gran memorizador de hadiz, de mucha precisión, al-Thawri le consideraba amir al-mu’minin en hadiz. Fue el primero en investigar a los narradores en Iraq, luchó por la sunna y era muy devoto. De la séptima generación. Murió en el (ciento) sesenta. Los seis. Dijo Ibn al-Madini: “Tiene alrededor de dos mil hadiz.” Dijo Ahmad: “Shu‘ba es una Umma por su cuenta.” Dijo Ibn Ma‘in: “El líder de los piadosos.” Dijo al-Hakam: “Shu‘ba es el líder de los lideres.” Dijo Abu Bahr al-Dhakrawi: “No vi a nadie que adorase más a Allah que Shu‘ba.”
  3. Habib b. Abi Thabit, (el nombre de su padre es) Qays, y se dice que Hind, b. Dinar al-Asadi por wala’, Abu Yahya de Kufa. De confianza, jurista de gran categoría, pero citaba muchas veces sin mencionar al Profeta (irsal) o engañaba en sus cadenas de transmisión (tadlis). De la tercera generación, murió en el ciento diecinueve. Los seis. Narró de Zayd b. Arqam, Ibn ‘Abbas, Ibn ‘Umar y muchos otros Compañeros y Sucesores. Narró de él Mis‘ar, al-Thawri, Shu‘ba, Abu Bakr al-Nahshali y otros. Dijo Ibn al-Madini: “Tiene alrededor de doscientos hadices.”
  4. al-Sa’ib b. Farrukh Abu ’l-‘Abbas de Makka, el poeta ciego. De confianza, de la tercera generación. Los seis. Narró de Abdullah b. ‘Amr e Ibn ‘Umar. Narró de él Habib b. Abi Thabit y ‘Amr b. Dinar. Ahmad lo consideró de confianza.
  5. ‘Abdullah b. ‘Amr b. al-‘As b. Wa’il b. Hashim b. Su‘ayd b. Sa‘d b. Sahm al-Sahmi. Abu Muhammad y se dice que Abu Abdul Rahman. Uno de los musulmanes antiguos, de los que más narraron de los Compañeros, gran devoto y jurista. Murío en Dhi ’l-Hajja en las noches de al-Harra según la opinión más correcta y en Ta’if según la opinión preferente. Criticó a su padre por luchar en la fitna con modales correctos y cariño. Decía: “¿Qué tengo que ver yo con Siffin? ¿Qué tengo que ver yo con luchar contra musulmanes? Me gustaría haber muerto veinte años antes de esto.” Dijo Yahya b. Bukayr: Murió en el año 65. Y dijo al-Layth: En el año 68.

Si recordamos, había cinco condiciones para que un hadiz se considere auténtico:

1. El buen caracter de los narradores

2. La precisión de los narradores

3. Que la cadena esté conectada y sepamos que cada narrador estudió con quien está encima de él en la cadena de transmisión.

4. Que no haya ninguna irregularidad.

5. Que no haya ningun defecto escondido.

Las condiciones que se refieren a los narradores están ahí. La palabra que se utiliza para describirlos es que son ‘de confianza’ (thiqa), un término utilizado por los expertos en hadiz para indicar que un narrador de buen carácter y preciso.

Tambien sabemos que estudiaron los unos con los otros porque en la cadena de transmisión todos utilizan términos que indican que estudiaron con quien está encima de ellos en la cadena de transmisión; términos como ‘me narró’, ‘me informó’, ‘le oí’. Y como sabemos que son de confianza, suponemos que no mentirían sobre algo tan fundamental. Ademas de que en su biografía se confirma que estudiaron los unos con los otros.

Sin embargo, todavía nos queda saber si el hadiz es irregular o tiene un defecto escondido. Y para eso hay que mirar las diferentes cadenas.

Este hadiz es muy conocido y fue recogido en muchos más libros que el Sahih de al-Bukhari. Para empezar, al-Bukhari lo mencionó en su otro libro sobre moralidad y buen carácter, al-Adab al-mufrad. También lo narró Muslim, Abu Dawud, al-Tirmidhi, al-Nasa’i, Ahmad, al-Tiyalisi, Ibn al-Ja‘d, Ibn Harb y muchos más. Aquí he hecho algún diagrama para que se puedan ver algunas de las cadenas de transmisión (hay muchas más de las que he puesto).

Diagrama del hadiz de precedencia a los padres sobre el jihad.

La versión de al-Bukhari que hemos mirado anteriormente se ve con la línea negra gruesa. Todas las demás narraciones que pasan por Habib b. Abi Thabit a Abu ’l-‘Abbas se ven con línea negra fina. Como vemos, solamente mirando en tres colecciones de hadiz (Bukhari, Muslim y Abu Dawud), somos capaces de reunir diez cadenas de transmisión para esta versión.

Tambien tenemos otra serie de cadenas que pasan por encima de Habib b. Abi Thabit y van directamente a Abu ’l-‘Abbas a través de su hijo ‘Ata’ (el verdadero nombre de Abu ’l-‘Abbas es al-Sa’ib, y Abu ’l-‘Abbas es un apodo que significa ‘el padre de al-‘Abbas) y que se ven con las líneas rojas. ‘Ata’ es un gran sabio de confianza, y narra la misma historia que Habib b. Abi Thabit pero con diferencia en las palabras.

Finalmente tenemos otra serie de cadenas que pasan por encima de Abu ’l-‘Abbas y van directamente al Compañero Abdullah b. ‘Amr. Estas cadenas se ven en azul y los narradores en la cadena de Muslim son todos de confianza. La cadena de Ibn Khuzayma tiene alguna debilidad pero confirma lo narrado por Muslim, lo cual asimismo confirma lo narrado por Abu ’l-‘Abbas.

Con esto podemos ver que no hay ninguna irregularidad ni ningún defecto escondido, pues hay múltiples cadenas que apoyan lo que al-Bukhari narró, lo que nos llevaría a la conclusión de que el hadiz es auténtico.

Pero alguien puede preguntar: “¿Y cómo sabemos que Abdullah b. ‘Amr no se equivocó?” Y la respuesta tendría dos partes: una respuesta general, y una respuesta específica.

La respuesta general es que nos fiamos de los Compañeros del Profeta en general por tres razones:

  1. Dios todopoderoso se fió de ellos e hizo que fuesen ellos quienes vivieron con el Profeta (saw), lucharon con él, le protegieron y expandieron el Islam después de su muerte. Es inconcebible que Dios les habría otorgado honor tras honor si sus corazones no fuesen puros y sus acciones no fuesen honorables.
  2. Confirmación de esto está en el Qur’an cuando dice: “Los que precedieron, los primeros de los Emigrantes y los Ansar y quienes les siguen en hacer el bien, Dios está contento con ellos, y ellos lo están con Él. Les ha preparado jardines bajos los cuales corren ríos para la eternidad. Ese es el gran triunfo.” (Tawba, 100) Los que precedieron de los Emigrantes y los Ansar no pueden ser otros que los Compañeros. Y también dice: “Dios está contento con los creyentes que te hicieron el juramento de fidelidad bajo el árbol. Él sabe lo que hay en sus corazones y por eso hizo descender la tranquilidad sobre ellos y les recompensará con una gran victoria cercana.” (Fath, 18). Y ¿quiénes estaban jurando fidelidad sino los Compañeros?
  3. La última razón es que sabemos que los Compañeros eran muy cuidadosos con lo que narraban, como muestran muchas anécdotas en sus biografías. Ese cuidado se confirma cuando uno empieza a estudiar hadices, ya que hay muchísimas instancias en que cuando un Compañero narra un hadiz, encuentras por lo menos otro Compañero que narró el mismo hadiz. Cuando tienes tantos casos para comparar no te queda más que llegar a la conclusión de que son de confianza.

La respuesta específica es que el mismo hadiz fue narrado por otro Compañero, Abu Sa‘id al-Khudri, cuya versión más detallada está en las colecciones de Abu Dawud, Sa‘id b. Mansur, Ahmad, Ibn al-Jarud, Ibn Hibban y mas. Así aparece en el Sunan de Sa ‘id b. Mansur:

Me narró Sa‘id quien dijo: Me narró Abdullah b. Wahb quien dijo: Me narró ‘Amr b. al-Harith que Darraj Abu ’l-Samh le narró de Abu ’l-Haytham de Abu Sa‘id al-Khudri que un hombre emigró al Mensajero de Dios (saw) del Yemen y dijo: “¡Oh Mensajero de Dios! He emigrado.”

El Profeta (saw) le dijo: “Has emigrado de la idolatría, pero ahora es tiempo de jihad. ¿Tienes a alguien en el Yemen?”

Dijo: “Mis padres.”

Preguntó: “¿Te dieron permiso?”

Dijo: “No.”

Dijo: “Vuelve y pídeles permiso. Si te permiten, haz jihad. Y si no, haz el bien con ellos.”

Todos los narradores de esta cadena de transmisión son de confianza menos uno que es problemático:

Darraj b. Sam‘an. Fue criticado por Ahmad, al-Nasa’i, Abu Hatim y al-Daruqutni, y Abu Dawud criticó su narración de Abu ’l-Haytham de Abu Sa‘id al-Khudri en particular. Algunos le acusaron de ser alguien que contaba cuentos al público, cosa que estaba muy mal vista en aquella época. Pero Ibn Ma‘in le consideraba fiable, incluso en esa misma cadena, diciendo: “Lo que sea así con esa cadena no es problema, ya que Darraj es de confianza y Abu ’l-Haytham es de confianza.” Ibn Shahin siguió la opinión de Ibn Ma‘inAl-Darimi le consideraba veraz. E Ibn ‘Adi, tras analizar los hadices de Darraj, llega a la conclusión que aparte de unos pocos hadices, “el resto de sus hadices no son un problema y él es más o menos como lo describió Yahya b. Ma‘in.”

Y Allah es quien mejor sabe.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s