al-Muhasibi y su Carta a quienes buscan el buen camino

He estado leyendo Risalat al-mustarshidin (Carta a quienes buscan el buen camino) de al-Harith al-Muhasibi. Es un libro corto y muy importante por el que es considerado uno de los primeros importantes pensadores sufíes. Nacido en Basora pero asentado en Bagdad (donde murió en el 243h), estudió con al-Shafi‘i entre otros, y escribió sobre espiritualidad, teología, derecho, hadiz, y más. Era un personaje polémico en su época, ya que fue la primera persona en escribir libros sobre teología polémica y sufismo, o temas del corazón. Su contemporáneo el Imam Ahmad rechazó que escribiese sobre teología polémica, mientras que algunos otros como el gran sabio de hadiz Abu Zur‘a incluso rechazó que escribiese sobre temas espirituales, argumentando que “Quien no vea en el Qur’an cosas sobre las que reflexionar, no va a ver en otros libros cosas sobre las que reflexionar.” Y sin embargo Ibn Taymiyya llamó a al-Muhasibi ‘imam’ (Majmu‘, V/65) y dijo (Majmu‘, VI/521-2): “Tenía conocimiento, virtud, ascetismo, y dichos sobre las realidades espirituales (haqa’iq) de sobra conocidas.”

Sin embargo, el sufismo de al-Muhasibi no es el sufismo de las tariqas con murshids, murids y toda esa jerarquía y elitismo del sufismo medieval. Ni tampoco es el sufismo de wirds prescritos ni ritos vacíos, sino la concienciación del musulmán de que lo más importante es nuestra relación con Allah, de que tenemos que intentar perfeccionarnos. Y es fundamental recordar que esto es lo más importante.

Por eso quería traducir algunas selecciones del texto de al-Muhasibi que inshallah nos beneficiaran a todos.

Esta traducción está basada en la excelente edición de uno de mis sabios favoritos de los tiempos modernos –‘Abdul Fattah Abu Ghudda- quien ha añadido anotaciones muy provechosas y que posiblemente traduciré de cuando en cuando.

Pero empecemos. Dijo al-Harith al-Muhasibi –que Allah lo colme de misericordia:

Debes de saber que la obligación del Libro de Allah es actuar según su prescripción, ya sea orden o prohibición, con temor y esperanza de su promesa y su amenaza, con fe en sus ambigüedades y reflexionando sobre sus historias y sus parábolas. Y si haces eso habrás salido de la oscuridad de la ignorancia a la luz del conocimiento, y del castigo de la duda a la tranquilidad de la certeza. Dijo Allah –que Su recuerdo sea magnificado- (Allah es el protector de los que creen, les saca de la oscuridad a la luz) (al-Baqara, 2:257).

Y únicamente se distingue en ello y verdaderamente lo desea la gente que reflexiona sobre Allah (ahl al-‘aql ‘an Allah), aquellos que practican lo aparente de manera consolidada y evitan las cosas sospechas. Dijo el Mensajero de Allah (que Allah lo colme de paz y bendiciones): “El halal es claro y el haram es claro, y entre eso hay cosas ambiguas.” Dejarlas es mejor que cogerlas.

Así pues examina la intención y conoce la voluntad, pues la recompensa es por la intención. Dijo el Mensajero de Allah (que Allah lo colme de paz y bendiciones): “Las acciones son únicamente según las intenciones, y únicamente hay para cada persona aquello que haya intencionado.”

Y persiste en guardarte de Allah (taqwa Allah), pues “el musulmán es aquel que la gente está a salvo de su mano y su lengua, y el creyente es aquel que la gente está protegida de su mal.” Dijo Abu Bakr al-Siddiq (que Allah esté complacido con él): “Guarda a Allah obedeciéndole, y obedécele guardándolo. Y que tus manos teman por la sangre de los musulmanes, y tu estomago por sus riquezas, y tu lengua por su honor.”

Y pide cuentas de ti mismo en cada pensamiento, y observa a Allah con cada respiro. Dijo ‘Umar (que Allah esté complacido con él): “Pedid cuentas de vuestras almas antes de que se os pidan cuentas, y pesadlas (vuestras almas) antes de que se pesen, y preparados para la gran exhibición en el Día en que nada vuestro estará escondido.”

Y teme a Allah en tu religión, ten esperanza en él en todos tus asuntos, y ten paciencia con lo que te ocurra. Dijo ‘Ali (que Allah esté complacido con él): “No temas más que tu pecado, y no tengas esperanza más que en tu Señor. Y que no sienta timidez en preguntar aquel que no sabe, para saber. Y que no sienta timidez aquel a quien se le pregunta en decir ‘No se’”.

Y debes saber que la paciencia en relación a la fe es como la cabeza en relación al cuerpo en que si se corta la cabeza el cuerpo muere. Y si escuchas una palabra que te enfada insultando tu honor, indulta y perdona, pues eso la resolución de todo asunto. Dijo ‘Umar b. al-Khattab (que Allah esté complacido con él): “Quien teme a Allah no desahoga su ira, el que Le guarda no hace lo que quiere. Y si no hubiese Día del Juicio no sería así.”

Continuará… si Allah quiere…

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s