El Qur’ān y Muḥammad b. Kaʿb

Dijo Muḥammad b. Kaʿb al-Quraẓī:

قال محمد بن كعب: لأن أقرأ في ليلتي حتى أصبح (إذا زلزلت الأرض زلزالها) والقارعة لا أزيد عليهما وأتفكر فيهما وأتردد أحب إلي من أن أهذّ القرآن هذّاً.

Prefiero leer (Si la tierra se sacude por un terremoto) y al-Qāriʿa de la noche a la mañana sin añadir nada más, reflexionando sobre ambas y repitiéndolas, a recitar todo el Qur’ān con prisa.

 

El Qur’ān es la relevación dívina de Allāh, una guía para que podamos vivir en este mundo de una manera noble, honrada y devota. Sin embargo, hoy en día pocos de nosotros entendemos el Qur’ān de esta manera. La mayoría de nosotros leemos el Qur’ān por lo menos una vez al año en Ramaḍān, pero normalmente deprisa, sin reflexionar sobre sus significados. Los que memorizan el Qur’ān suelen hacerlo para poder ser imames en las mezquitas, en particular durante el tarāwīḥ. Si de vez en cuando analizamos el Qur’ān, suele ser para utilizarlo como manual de teología y derecho, una fuente para nuestros argumentos, para demostrar que tenemos más razón que nuestro contrincante.

Nuestros predecesores, sin embargo, eran gente de reflexión, no memorización y repetición. Por eso, preferían leer un poco del Qur’ān pero reflexionar sobre ello, que leer mucho sin reflexión. Como dice Allāh:

أَفَلَا يَتَدَبَّرُونَ الْقُرْآنَ أَمْ عَلَى قُلُوبٍ أَقْفَالُهَا

¿Acaso no reflexionan sobre el Qur’ān? ¿O es que tienen un candado sobre sus corazones? [Q47:24]

Y dijo:

إِنَّ فِي خَلْقِ السَّمَاوَاتِ وَالْأَرْضِ وَاخْتِلَافِ اللَّيْلِ وَالنَّهَارِ لَآيَاتٍ لِأُولِي الْأَلْبَابِ الَّذِينَ يَذْكُرُونَ اللَّهَ قِيَامًا وَقُعُودًا وَعَلَى جُنُوبِهِمْ وَيَتَفَكَّرُونَ فِي خَلْقِ السَّمَاوَاتِ وَالْأَرْضِ رَبَّنَا مَا خَلَقْتَ هَذَا بَاطِلًا سُبْحَانَكَ

En la creación de los cielos y la tierra, en el cambio de la noche y el día, hay señales para los provistos de inteligencia, los que recuerdan a Allāh estén de pie, sentados o acostados, reflexionan sobre la creación de los cielos y la tierra. “Señor nuestro, no creaste todo esto en vano. ¡Glorificado seas!” [Q3:191]

Quien lea el Qur’ān sabrá que está lleno de versos que nos animan a pensar, reflexionar, no a leer rápido sin saber lo que estamos leyendo. Y nuestros predecesores no solamente lo sabían, sino que lo vivían, y en esto seguían el ejemplo del Profeta (saw) que se pasó una noche entera rezando y repitiendo Q5:118 hasta el amanecer, reflexionando sobre el verso. (Aḥmad, Ibn Māŷa, al-Nasā’ī, y otros). Y el Profeta (saw) dijo: “A Allāh pertenece un grupo especial de personas.” Sus Compañeros preguntaron quiénes eran y respondió: “Son la gente del Qur’ān, son la gente especial de Allāh.” (Ibn Māŷa y otros). Y Uṯmān solía decir: “No me gusta que pase un día y una noche sin que lea el Libro de Allāh.” (Aḥmad en Zuhd)

Hoy en día, en esta sociedad moderna que nos mantiene ocupados con tantas cosas, ya sea el trabajo, la televisión, mandar emails, las compras, jugar al playstation, mirar el Facebook, insultar a tus hermanos/as, etc… es difícil hacer tiempo para las cosas verdaderamente importantes, como reflexionar sobre el Libro de Allāh. Pero ¿cómo podemos ser gente del Qur’ān y gente de Allāh si no leemos Su Libro y reflexionamos sobre él?

Y Allāh es quien mejor sabe.

Anuncios

Un comentario Agrega el tuyo

  1. Abdullah Said dice:

    Com certeza Allah é o melhor dos Sabedores! Conhecer e compreender o Livro de Allah é muito difícil, especialmente para quem não conhece o árabe, todavia, todo esforço deve ser feito para que se consiga esse objetivo.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s