El consejo de Bakr b. ‘Abd Allah

Dijo Bakr b. ʿAbd Allāh:

إذا رأيت من هو أكبر منك فقل: هذا سبقني بالإيمان والعمل الصالح فهو خير مني. وإذا رأيت من هو أصغر منك فقل: سبقتُه إلى الذنوب والمعاصي فهو خير مني. وإذا رأيت إخوانك يكرمونك ويعظمونك فقل: هذا فضل أخذوا به. وإذا رأيت منهم تقصيراً فقل: هذا ذنب أحدثته.

“Si ves a alguien mayor que tu di ‘Este tuvo fe y buenas acciones antes que yo así que es mejor que yo.’ Y si ves alguien más joven que tú di ‘Yo he pecado y desobedecido más que él y es mejor que yo.’ Y si ves que tus hermanos son generosos contigo y te honran di ‘Esta es una buena obra que se esfuerzan por hacer.’ Y si ves algún defecto en cómo te tratan di ‘Esto es por algún pecado que he hecho.’

Una constante en las biografías de los salaf es el sentido de humildad. Pero esta no era la humildad de los pastores o los campesinos, ni era la humildad de los oprimidos que no tienen más opción que callar. Esta es una humildad que va más allá de las clases sociales, pues está basada en la fe en Allah, y en que solo Él sabe lo que hay en los corazones.

Teóricamente todos sabemos que hay que ser humilde, pues sabemos que no somos perfectos. Pero en la práctica no solemos implementarlo. Por ejemplo, si un musulmán es de otra tendencia, solemos pensar que tiene que ser inferior a nosotros, ya que es un ‘desviado’. Así pues, nunca verás a un sufí reconocer que un wahabí es mejor que él (o ella), o viceversa.

Pero va más allá de eso. Incluso en el mismo círculo de amigos (y amigas) es raro que nos miremos los unos a los otros y digamos: ‘Ese es mejor que yo.’ Más bien, si alguna vez nos paramos a pensar podremos encontrar mil y una excusas para pensar que nosotros somos mejores que nuestro amigo (o amiga). Y eso es porque en realidad no tenemos humildad, y creemos que sabemos juzgar los corazones mejor que Allah.

¡Qué diferentes somos de nuestros predecesores! Abū Bakr b. ʿAbd Allāh, a pesar de ser un sabio reconocido y respetado, pensaba que todos eran mejores que él. No pensaba que ser un sabio le hacía mejor que los demás, ni pensaba que ser más devoto le hacía mejor que los demás, pues sabía que un pastor perdido en los montes podía tener un corazón más puro, incluso cometiendo más pecados y siendo menos devoto.

Y quien estudie las biografías del los predecesores verá que esto no es un caso aislado, sino algo generalizado.

Y Allah es quien mejor sabe.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s