El miedo mundano

Dijo Ibn Masʿūd:

مَنْ أَرَادَ الآخِرَةَ أَضَرَّ بِالدُّنْيَا، وَمَنْ أَرَادَ الدُّنْيَا أَضَرَّ بِالآخِرَةِ، يَا قَوْمُ! فَأَضِرُّوا بِالفَانِي لِلْبَاقِي

“Quién quiere la vida venidera daña su vida mundana. Y quién quiere la vida mundana daña su vida venidera. ¡O mi gente! Dañad lo que perece por lo eterno.”

Hoy España está en crisis y todos estamos preocupados por nuestra vida mundana. En este contexto, para la mayoría de nosotros, para la mayoría del mundo hispano, este dicho de Ibn Masʿūd puede que no parezca tan relevante. Al fin y al cabo no tenemos tanto mundano en estos tiempos de crisis. Más bien, para muchos de nosotros poder pagar el alquiler (o la hipoteca), alimentar y vestir a nuestras familias, y pagar las facturas es suficiente. Muchos ya ni soñamos con que nuestros hijos sean médicos o ingenieros. Nos daremos por satisfechos con que tengan trabajo, aunque sea de barrendero. Pero aplicar este dicho con ese significado significaría que no lo hemos entendido.

Ibn Masʿūd no estaba diciendo que no debemos intentar cuidar de nuestras familias, o que debemos aceptar la discriminación y la injusticia. Más bien lo que estaba diciendo es que debemos evitar lo que Allah ha prohibido, y que al hacer eso dañaremos nuestra habilidad para hacernos ricos. En este sentido Ibn Masʿūd nos está diciendo precisamente que no seamos como la gente que hace trampas y comete injusticias corriendo tras lo mundano, como los que estos días están en los titulares.

Cuando veo los titulares en la prensa española veo a una clase política y empresarial que hace exactamente lo opuesto a lo que aconsejó Ibn Masʿūd. Ya sea el caso Gurtel, Urdangarin, Barcenas, o Bankia, vemos a una gente que no tiene límites en su esclavitud al dinero. Su desesperación por perseguir lo mundano y su falta de dignidad seguramente causa una mezcla de pena y asco. En este sentido, esta gente es el ejemplo perfecto de cómo no debe ser un buen musulmán.

Y aún así, tampoco podemos hablar de los no-musulmanes cómo si nuestras sociedades funcionaran mejor. Los modelos ‘islámicos’ de Arabia Saudí e Irán son un modelo de corrupción y nepotismo igualmente tristes. Incluso después de las revoluciones, vemos que los nuevos políticos islamistas parecen querer reconstruir los sistemas de los dictadores previos, donde a la hora de ganar un puesto ministerial o un contrato millonario, ser amiguete de la peña es más importante que estar bien formado y ser honrado.

En cierta medida, el problema no radica en que haya mucha gente, religiosa y no religiosa, que dañe su vida venidera por lo mundano. Eso es de esperar dada la debilidad humana y la cultura predominante. Lo que si me parece triste es que nuestras comunidades no tienen el valor de expresar oposición a los que se dañan a sí mismos y a otros. ¿Dónde están las voces musulmanas cuando los iraníes apoyan a un dictador brutal en nombre del Islam? ¿Dónde están las voces musulmanas cuando los saudíes aplican la ley a inmigrantes pobres pero no a miembros de la familia real? ¿Dónde están las voces musulmanas cuando el gobierno español está ahogándose en escándalos de corrupción mientras hace recortes que afectan a los más débiles? ¿Dónde están las voces musulmanas cuando hay injusticia y opresión?

Nuestras organizaciones islámicas no tienen voz. Nuestros predicadores se esconden tras su sufismo, salafismo, ijwanismo, o cualquier otro islam-ismo. Casi es como otra manifestación del mismo problema. Por no perder alguna subvención, alguna ayuda económica, alguna amistad provechosa, los que deberían de ser los primeros en hablar son los primeros en callar. Por no dañar lo mundano, sacrificamos nuestra vida venidera. Mientras tanto, la mayoría de los musulmanes de a pie cada vez se convierten más láicos, yendo a la mezquita para buscar el perdón de Allah pero viviendo según la ética de los dictadores, los políticos corruptos, los banqueros, y desafortunadamente, nuestros líderes religiosos.

Pido que Allah nos guíe a todos, y a mi primero. Y si algunos hermanos sienten que les he criticado injustamente, que me perdonen por mis errores.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s