Comentario de al-Bayquniyya (xiii): el engaño

el

Dijo al-Bayqūnī:

18 Y lo que vino en forma de tadlīs es dos tipos:
19 El primero es dejar caer al profesor y Narrar de quien está encima de él con “de” y “que”
20 El segundo es no dejarlo caer pero describirlo De manera que no se le conozca

Tadlīs viene de d-ll-s, que significa engañar. La razón por la que este tipo de narraciones se llaman tadlīs es porque el narrador engaña a los que escuchan el ḥadīz de él. El tadlīs es de tres tipos, aunque al-Bayqūnī solo haya mencionado dos.

Engaño en la cadena (tadlīs al-isnād)

Esto es cuando narrador A da la impresión de que está narrando directamente de narrador B, aunque narrador A no oyó eso de narrador B, o posiblemente ni siquiera estudió con narrador B.

Dijo Ibn al-Ṣalāḥ:

El engaño en la cadena es que narre de quien ha aprendido lo que no ha aprendió de él, pero dando la impresión de que si lo aprendió de él; o de quien estaba vivo al mismo tiempo que él pero no lo conoció, pero dando la impresión de que si lo conoció y estudió con él.

En estos casos, el narrador no utilizaría palabras que claramente indican contacto directo como ‘Me informó fulano’ o ‘Me narró fulano’ pues entonces estaría mintiendo desvergonzadamente. Más bien utilizaría términos más ambiguos –como ya vimos cuando miramos el ʿanʿana– como ‘de fulano’ o ‘dijo fulano’.

El andaluz Ibn ʿAbd al-Barr lo explica aún mejor en su introducción a al-Tamhīd, diciendo:

Para los sabios del ḥadīṯ el tadlīs significa que un narrador estudió con un sabio y oyó de él algunos ḥadīṯes y nada más, luego alguno de sus compañeros de los que se fía le transmitieron de ese mismo sabio ḥadīṯes diferentes a los que él escuchó, y entonces él los narra del sabio sin mencionar a su compañero que se los narró, diciendo: ‘De fulano’, queriendo decir ese sabio. […] Y es menos grave si el narrador conoció a su profesor y tomo de él. Pero si eso ocurre cuando no lo conoció, eso es más asqueroso y más feo.

Esto es algo que todos solemos hacer. Por ejemplo, alguien de confianza nos dice que un gran sabio contemporáneo como ʿAbd al-Fattāḥ Abū Ğudda dijo algo, y nosotros seguramente lo transmitiremos directamente de Abū Ğudda. Muchas veces los sabios hacían exactamente lo mismo, en particular cuando no estaban narrando ḥadīṯ para enseñar, sinó en lo que se llamaba muḏākara, algo así como reuniones de revisión.

Por ejemplo, narra Ibn ʿAbd al-Barr de Aḥmad b. Ḥanbal que:

Una vez estaba en una reunión con Ibn ʿUyayna, quien les narró de Zayd b. Aslam, de ʿAlī b. al-Ḥusayn, quien dijo: “Es suficiente para quien tiene impureza mayor (ŷunub) que se sumerja en agua.” Dijo Aḥmad: Le preguntamos: “¿Quién está debajo de Zayd b. Aslam?” Dijo: “Maʿmar.” Dijimos: “¿Y quién está debajo de Maʿmar?” Dijo: “Ese de Ṣanʿā’, ʿAbd al-Razzaq.”

En otra historia que Ibn ʿAbd al-Barr transmite por medio de Ibn Maʿīn, este dijo:

Ibn ʿUyayna solía hacer tadlīs diciendo ‘de al-Zuhrī’. Y si se le decía: “¿Quién está debajo de al-Zuhrī” respondía: “¿Acaso al-Zuhrī no os convence?” Y si insistían decía, “Maʿmar. Escribidlo y que Allāh no os bendiga.”

Ejemplo de tadlīs en la cadena

Dijo al-Nasa’ī en ʿAmal al-yawm wa ’l-layla (p.431):

أخبرنا محمد بن رافع قال حدثنا شبابة قال حدثنا المغيرة وهو ابن مسلم الخراساني عن أبي الزبير عن جابر قال كان النبي صلى الله عليه وسلم لا ينام كل ليلة حتى يقرأ تنزيل السجدة (تبارك الذي بيده الملك)

Nos informó Muḥammad b. Rāfiʿ, quien dijo: Nos narró Šabāba, quien dijo: Nos narró al-Muğīra, que es Ibn Muslim al-Jurasānī de Abū ’l-Zubayr de Ŷābir quien dijo: “El Profeta (saw) no solía dormir por la noche hasta que hubiese leído Sūrat al-Saŷda y Sūrat al-Mulk.

Abū ’l-Zubayr es uno de los alumnos más importantes de Ŷābir, y en general la cadena parece fiable. Sin embargo, Abū ’l-Zubayr era conocido por hacer tadlīs, así que al-Nasa’ī menciona otra versión (p.432):

Nos informó Abū Dāwūd, quien dijo: Nos narró al-Ḥasan, quien dijo: Nos narró Zuhayr, quien dijo: Pregunté a Abū ’l-Zubayr: “¿Oístes a Ŷābir decir que el Profeta de Allah (saw) no dormía hasta que leía Sūrat al-Saŷda y Sūrat al-Mulk?” Dijo: “No me lo narró Ŷābir, sinó que me lo narró Ṣafwān o Abū Ṣafwān.

Así pues, gracias a esta segunda transmisión de al-Nasa’ī sabemos que en esta ocasión Abū ’l-Zubayr hizo tadlīs, y no sabemos si esta narración es auténtica al menos que podamos identificar a Ṣafwān o Abū Ṣafwān y sepamos que es fiable.

Engaño en el nombre del sabio (tadlīs al-šayj)

El segundo tipo de tadlīs es cuando un sabio narra de su profesor pero utiliza un nombre extraño. Dijo Ibn al-Ṣalāḥ:

Tadlīs al-šuyūj (sing. šayj) es que narre de un sabio un ḥadīṯ oyó de él, pero lo nombra o utiliza un apodo o una descripción por la que no se conoce con la intención de que no se le conozca.

Este tipo de tadlīs muchas veces no es problemático. Al-Jaṭīb al-Bağdādī, por ejemplo, solía hacer mucho tadlīs. Dijo Ibn al-Ṣalāḥ:

“El Jaṭīb el ḥāfiz narra en sus libros de Abū ’l-Qāsim al-Azharī y de ʿUbayd Allāh b. Abī ’l-Fatḥ al-Fārisī, y de ʿUbayd Allāh b. Aḥmad b. ʿUṯmān al-Ṣayrafī y en realidad son todos uno de sus profesores nada más.”

Al-Bujārī también lo hace en su Ṣaḥīḥ, en particular con Muḥammad b. Yaḥyā al-Ḏuhalī. Dijo al-Kawṯarī (citado por Abū Ğudda en Jams rasā’il, pp.70-1):

Muslim no narró de al-Ḏuhalī ni de al-Bujārī después de que lo que ocurrió entre al-Bujārī y su profesor Muḥammad b. Yaḥyā al-Ḏuhalī. Cuando al-Bujārī volvió a Naysābūr le preguntaron sobre la letra (la naturaleza del Qur’ān) y dijo: “El Qur’ān es la palabra de Allāḥ, no creada, y nuestras acciones son creadas.” [al-Ḏuhalī denunció a al-Bujārī por ello] y Muslim mandó a al-Ḏuhalī todo lo que había escrito de él encima de un camello. Al-Bujārī, sin embargo, narró los ḥadīṯes de al-Ḏuhalī en su Ṣaḥīḥ a pesar de lo que ocurrió entre ambos. Pero el dice ‘Nos narró Muḥammad’, o ‘Nos narró Muḥammad b. Jālid’ atribuyéndolo a su abuelo.

En estos casos no es problemático, ya que normalmente se puede identificar al narrador.

 

Ejemplo de tadlīs con el nombre del sabio

Dijo Aḥmad en su Musnad (XXXIII/421):

حدثنا أبو أحمد الزبيري، حدثنا خالد يعني ابن طهمان أبو العلاء الخفاف، حدثني نافع بن أبي نافع، عن معقل بن يسار، عن النبي صلى الله عليه وسلم قال: من قال حين يصبح ثلاث مرات: أعوذ بالله السميع العليم من الشيطان الرجيم، ثم قرأ الثلاث آيات من آخر سورة الحشر، وكل الله به سبعين ألف ملك يصلون عليه حتى يمسي، إن مات في ذلك اليوم مات شهيدا، ومن قالها حين يمسي كان بتلك المنزلة

Nos narró Abū Aḥmad al-Zubayrī: Nos narró Jālid, o sea, Ibn Ṭahmān Abū ’l-ʿAlā’ al-Jaffāf: Nos narró Nāfiʿ b. Abī Nāfiʿ de Maʿqil b. Yasār del Profeta (saw) dijo: “Quien diga tres veces cuando se levante ‘Busco refugio en Allāh el que todo lo oye y todo lo sabe, del diablo máldito’, luego lee los tres últimos versos de Sūrat al-Ḥašr, Allāh encargará a setenta mil ángeles rezar por el hasta que anochezca. Si muere en ese día muere como mártir, y también vale para quien lo diga por la noche.”

Dijo Ibn Ḥaŷar en la biografía de Nāfiʿ b. Abī Nāfiʿ (Tahḏīb, IV/219-10):

[Aparece como narrador en los Sunan de] Abū Dāwūd, al-Tirmiḏī, al-Nasa’ī.

Nāfiʿ b. Abī Nāfiʿ al-Bazzāz, mawlā de Abū Aḥmad, y se dice que su apodo es Abu ʿAbd Allāh. Narró de Maʿqil b. Yasār y Abū Hurayra. Narraron de él Ibn Abī Ḏi’b y Abū ’l-ʿAlā’ Jālid b. Ṭahmān al-Jaffāf.

Dijo al-Dūrī de Ibn Maʿīn: Es fiable.

Yo (Ibn Ḥaŷar) digo: El que Ibn Maʿīn considera fiable es el que narró de Abū Hurayra y narró de él Ibn Abī Ḏi’b; su ḥadīṯ está en los Sunan, el Musnad de Aḥmad y el Ṣaḥīḥ de Ibn Ḥibbān… y lo describieron como al-Bazzāz. Al-Bujārī como Abū Ḥātim no mencionan más narrador de él que Ibn Abī Ḏi’b. Dijo Ibn al-Madīnī: Es desconocido. Ibn Ḥibbān lo incluyó en sus Ṯiqāt (libro de narradores fiables) y dijo: “Nāfiʿ al-Bazzāz mawlā de Abū Aḥmad b. Ḥuŷr, apodad Abū ʿAbd al-Raḥmān, incluído entre los medinenses, narró de Abū Hurayra sobre carreras, y narró de él Ibn Abī Ḏi’b.”

Pero el que narró de Maʿqil b. Yasār, Ibn Abī Ḥātim le hizo una biografía separada del que narró de Abū Hurayra y dijo: “Narra de Maʿqil y narra Abū ’l-ʿAlā’ de él, y pregunté a mi padre sobre él y dijo, ‘Es Abū Dāwūd Nufayʿ y es debil’.”

Yo (Ibn Ḥaŷar) digo: […][En la narración de al-Tirmiḏī] no se le describió más que como Nāfiʿ b. Abī Nāfīʿ… Y al-Ḥalīmī en su Musnad narró tres ḥadīṯes de Abū Aḥmad al-Zubayrī, este es uno de ellos, y en las tres versiones lo describió como Nāfiʿ b. Abī Nāfiʿ y basta. Y Jālid b. Ṭahmān fue el que hizo tadlīs de Abū Dāwūd y lo nombró con un nombre poco conocido… Y esto indica que hay dos Nāfiʿ b. Abī Nāfiʿ.

Dijo Šuʿayb al-Arnā’ūṭ en su análisis de la cadena de Aḥmad previamente citada:

Nāfiʿ b. Abī Nāfiʿ que narra de Maʿqil, si es Nufayʿ b. al-Ḥāriṯ Abū Dāwūd al-Aʿmā como dijo Abū Dāwūd, ese es abandonado en ḥadīṯ. Y si es otro, no es conocido, como dijo al-Ḏahabī en al-Mīzān.

En este ejemplo, el hecho de que Jālid b. Ṭahmān hiciese tadlīs del nombre de su profesor significa que no tenemos muy claro si el ḥadīz es auténtico o no.

Engaño de nivelar (tadlīs al-taswiya)

Esto es cuando un narrador no engaña en relación a su profesor, sino en relación a un narrador débil más por encima de su profesor. Dijo al-Suyūṭī (Tadrīb, I/119):

Es el peor tipo [de tadlīs], pues el profesor fiable posiblemente no es conocido por tadlīs, y el que mira la cadena así nivelada cree que lo narró de otro fiable y lo juzga como auténtico.

No he encontrado a nadie que de haga excusas para este tipo de tadlīs, y además parece que solo dos personas son conocidas por haberlo hecho: Baqiyya b. al-Walīd al-Ḥimṣī y al-Walīd b. Muslim al-Dimišqī.

Ejemplo de tadlīs al-taswiya

Dijo Ibn Abī Ḥātim (ʿIlal, p.1332):

Oí a mi padre mencionar el ḥadīṯ que narró Isḥā b. Rāhuwayh de Baqiyya, quien dijo: Me narró Abū Wahb al-Asadī, quien dijo: Me narró Nāfiʿ de Ibn ʿUmar que dijo: “No alabéis el Islam de alguien hasta que sepáis su verdadera opinión.”

Dijo mi padre: Este ḥadīṯ tiene un defecto que son pocos los que la entienden. ʿUbayd Allāh b. ʿAmr narró este ḥadīṯ de Isḥāq b. Abī Farwa de Nāfiʿ de Ibn ʿUmar del Profeta (saw).

ʿUbayd Allāḥ b. ʿAmr es apodado Abū Wahb, y es Asadī, y es como si Baqiyya hubiese utilizado el apodo de ʿUbayd Allāh b. ʿAmr y lo atribuyó a su tribu para que nadie se diese cuenta, y en particular porque si sacaba a Isḥāq b. Abī Farwa del medio [de la cadena] nadie se daría cuenta. Y Baqiyya era una de las personas que más hacía esto.

Aquí vemos como Baqiyya b. al-Walīd no deshecho a su profesor Abū Wahb ʿUbayd Allāh b. ʿAmr al-Asadī, sino al profesor de su profesor, Isḥāq b. Abī Farwa, pues este es considerado muy débil.

Y Allāh es quien mejor sabe.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s