Sobre presumir por al-Bayi

el
Dijo el gran sabio andaluz Abûl l-Walîd Sulyamân b. Jalf al-Bâyî en Sunan al-sâlihîn (I/281-285):

Dijo Allah exaltado: gastan de su riqueza para que les vea la gente sin creer en Allah y sin creer en el Último Día. Y aquel que tenga a shaytân de consorte, ¡que mal consorte! [al-Nisa’ 38]

Y dijo, exaltado sea: Se hacen ser vistos por la gente y no recuerdan a Allah más que un poco. [ lal-Nisa’ 142]

Narró Abû Salama b. Abd al-Rahmân que un hombre dijo: “Oh Mensajero de Allah, no he roto mi ayuno en cuatro años.” Respondió el Profeta: “Ni ayunastes ni rompistes tu ayuno” pues habló de ello.

Me ha sido transmitido de Muhammad b. Wâsi’ que Luqmân dijo a su hijo: “Teme a Allah y no intentes mostrar a la gente que temes a Allah para que te honren mientras tu corazón es licencioso.”

Se narra de al-Hasan que dijo: “Hay quien reúne todo el Quran y su vecino no lo siente, y hay quien tiene un gran conocimiento jurídico y su vecino no lo siente. Pero nosotros conocimos a gente que cualquier acción que se pudiese hacer en secreto, nunca lo harían en público. Los musulmanes solían esforzarse en la invocación (du’a) sin que se les oyese la voz, no era más que un susurro entre ellos y su Señor. Y eso porque Allah dice en Su magnífico libro (Invocad a vuestro Señor suplicando y en voz baja) [al-A’raf 55]. Y Allah el magnífico y exaltado mencionó a su piadoso siervo y dijo -magníficas sean Sus alabanzas- (Cuando Su siervo le llamó en voz baja) [Maryam 3]

Se narra de Amr b. Murra que un hombre oyó a Abd Allah b. ‘Amr narrar de Ibn ‘Umar que oyó al Mensajero de Allah (saw) decir: “Quien haga que sus buenas acciones lleguen a oídos de la gente, Allah hará que llegue a oídos de quien oye a la creación, lo humillará y lo empequeñecerá.” E Ibn Umar empezó a llorar.

Se narra de Abu ‘l-Dardâ’ y Abû Hurayra que decían: “Buscamos protección en Allah de la humildad de los hipócritas.” Se les dijo: ¿Qué es eso?” Contestó: “Que se vea físicamente humilde, pero el corazón no es humilde.”

Muhammad b. Ziyâd narró de Abû Umâma que pasó al lado de un hombre en la mezquita que estaba llorando en suyûd, llamando a su Señor, y dijo Abû Umâma: “Tu, tu, sería mejor que hicieses eso en tu casa.”

Se narra de Abû ‘l-‘Alâ’ que dijo: Se me mencionó que no hay un siervo que rece en una tierra de sombra y hace la oración bien sin que Allah magnífico y exaltado diga: “Esta oración es para Mi. Esta persona reza sin que lo vea nadie, y a Mi no me ve nadie.”

Narró Shufayy b. Mâti’ de Abû Hurayra quien dijo: Cuando sea el Día del Juicio, Allah bendito y exaltado desciende a los siervos para juzgar entre ellos. Cada nación estará de rodillas y el primero que será llamado es un hombre que memorizó todo el Quran. Allah magnífico y exaltado le dirá: “¿Acaso no te enseñé lo que revelé a Mi mensajero?” El hombre dirá: “Si Señor, y recé noche y día.” Y dirá Allah exaltado: “Mientes. Querías que se dijese ‘Fulano es un recitador’ y se dijo. Vete, pues hoy no tenemos nada para ti.”
Luego se llamará al hombre rico y Allah magnífico y exaltado: “Siervo mío, ¿acaso no te bendecí? ¿Acaso no te facilité las cosas? ¿Acaso no fui generoso contigo?” O algo así. Contestará: “Si mi Señor.” Dirá: “¿Qué hiciste con lo que te di?” Dirá: “Señor mío, mantuve buenas relaciones con los parientes, daba en caridad y hacía esto y lo otro.” Y Allah magnífico y exaltado le dirá: “Mientes.” Y los ángeles le dirán: “Mientes.”” Más bien querías que se dijese ‘fulano es generoso’ y se dijo. Vete, pues hoy no tenemos nada para ti.”
Luego se llamará al muerto en batalla y Allah magnífico y exaltado le dirá: “Siervo mío, ¿como se te mató?” Contestará: “Señor mio, por Ti en Tu camino.” Y Allah magnífico y exaltado le dirá: “Mientes.” Y los ángeles le dirán: “Mientes.”” Más bien querías que se dijese ‘fulano es valiente’ y se dijo. Vete, pues hoy no tenemos nada para ti.”
Luego dijo: Esos tres son los primeros en la creación de Allah que serán consumidos por el fuego el Dia de la Resurrección.
Luego Shufayy b. Mâti’ fue a ver a Mu’âwiya y le contó este hadit y lloró y dijo: “Es cierto. Dijo Allah exaltado: (Aquellos que quieran la vida mundana y su belleza, les compensaremos por sus acciones en ella y no seremos baratos. Esos son los que no tendrán en la vida siguiente más que el fuego, se perdió todo lo que hicieron y sus acciones son inválidas) [Hûd 15-16]

Dijo Wahb b. Munabbih: Dijo Allah -exaltado sea Su nombre- cuando riñe a los judíos devotos: “Estudian la religión por otro que no es Allah, aprenden pero no para practicar, compran lo mundano con las acciones para el mundo venidero; visten pieles de oveja y esconden almas de lobo; alargan la oración y blanquean sus ropas para así poder atrapar los bienes de los huérfanos y viudas. Por mi honor digo que os causaré una fitna que desviará la opinión razonable del razonable y la sabiduría del sabio.”

Narró Habîb b. ‘Ubayd que dijo: “Aprended el conocimiento y aprovecharos de él. No lo aprendáis para decoraros. Y habrá gente que se decora con el conocimiento como se decora el hombre con una prenda.”

Dijo Ibn An’um: “Se solía decir que toda cosa tiene un defecto que lo destruye, y el defecto de la devoción (‘ibâda) es presumir.”

Se narra de Abd Allâh b. Mas’ûd que dijo: “La walîma el primer día es obligación, el segundo día es virtud, y el tercer día es hacerse conocer. Y quien quiera hacerse conocer, Allah le hará ser conocido.”

Si Sa’îd b. al-Musayyib era invitado a una boda, aceptaba. Pero si era invitado a una circuncisión gritaba a quien le invitaba o le tiraba piedras diciendo: “No acepto vuestra invitación, oh gente presumida y que busca la fama.”

Dijo Azhur b. Abd Allâh: “Si alguien prepara una comida para presumir o hacerse famoso, Allah no responderá a quienes invocan para él, y Allah no le devolverá lo que gastó.”

Dijo ‘Alî b. Abî Tâlib: “Hay tres pistas para conocer al presumido: (1) es vago cuando está sólo, (2) es activo cuando está con la gente, y (3) hace más si se le alaba.”

Dijo algún poeta:
La vestimenta de presumir deja ver lo que hay debajo
Y si te la pones, quedas desnudo

De Mahmûd al-Warrâq:
Creó una imagen para que se dijese que es de confianza,
Pero la imagen no puede competir con la integridad.
No buscaba con ello la gracia de la divinidad sino
Que buscaba la forma de hacer trampa.

Dijo Mâlik: Se me dijo que Sa’d b. Abî Waqqâs que vio a un hombre que tenía en su frente una marca de tanto rezar así que le preguntó: “¿Hace cuánto que te hiciste musulmán?” El hombre dijo algo como que era hace poco y Sa’d le dijo: “Yo me hice musulmán desde hace esto o lo otro y no tengo nada en mi frente.”

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s