A la sombra en Granada

¡Que frías son las mañanas invernales en Granada! Y las noches también. Entre ambas se está bien al sol, pero parece que a la sombra siempre hace frío. El domingo visité al shayj Abdul Rahman en su casa. Estuvimos hablando sobre su situación personal. El shayj Abdul Rahman es un hombre de corazón puro que es excepcional hoy en día. Todos los que lo conocen en Granada hablan de su caracter, de su humildad, de que es buena persona. Y es una persona simple, cuyos hijos se ríen de él con cariño porque no sabe utilizar ni movil ni ordenador. Sin embargo, tiene una biblioteca amplía donde encontré auténticas maravillas. Por ejemplo, una edición de Taqrib al-wusul del sabio granadino Ibn Yuzzay con comentarios detallados por el gran shayj Muhammad al-Mujtar al-Shinqiti. O la rima de Muwafaqat por otro gran sabio granadino, Ibn Asim.

Hablamos de su situación y me mencionó que posiblemente vuelva a Mauritania. A él no le importaría, ya que, como dijo, con tal de tener un arbol por encima y una sayyada por debajo, él está contento, aunque a mi me apenaría que uno de los mejores sabios en España abandone el país. Sin embargo, la imagen del shayj sentado bajo un árbol con su sayyada me hizo sonreir mucho, y hablamos un rato de Mauritania y mis recuerdos de ella. No le dije esto, pero me acuerdo que al volver cuestioné mucho de lo que damos por sentado en nuestras sociedades modernas. Cómo me dijo alguien con quien hablé de este tema, puede ser que el hecho que sabemos que la ambulancia va a recoger al herido es lo que nos hace pasar sin preocuparnos demasiado, mientras que la vida simple donde no hay ambulancias ni hospitales crea una sociedad más feliz donde todos se preocupan los unos por los otros.

Tras hablar de Mauritania y libros y método de estudio en Mauritania, leímos desde Kitab al-Yami a Kitab al-Libas de la Muwatta del Imam Malik. Mucha gente no sabe que cuando decimos la Muwatta sin más, en realidad nos referimos a la Muwatta transmitida por el bereber cordobés Yahya bin Yahya al-Layzi. Así pues, estuve leyendo la narración andalusí de la Muwatta de Malik en al-Andalus con un Maliki. Para mi era sin duda un momento especial. No era una lectura nada más, sino una lectura interrumpida por preguntas (mías) y correcciones (suyas). Muchas de las narraciones que leímos tocaban el tema del caracter islámico, y muchas de esas narraciones, fuesen del Profeta (saw), de los Compañeros (ra), o de los Sucesores, me tocaban el corazón más de lo normal por el efecto añadido de estar leyendo con alguién que en muchos sentidos era ejemplar en su caracter. Pero también había narraciones que nos hicieron reír, como la siguiente en el Capítulo sobre lo transmitido referente a Madina:

وَحَدَّثَنِي عَنْ مَالِكٍ، عَنْ يَحْيَى بْنِ سَعِيدٍ، عَنْ عَبْدِ الرَّحْمَنِ بْنِ الْقَاسِمِ، أَنَّ أَسْلَمَ مَوْلَى عُمَرَ بْنِ الْخَطَّابِ أَخْبَرَهُ، أَنَّهُ زَارَ عَبْدَ اللَّهِ بْنَ عَيَّاشٍ الْمَخْزُومِيَّ فَرَأَى عِنْدَهُ نَبِيذًا، وَهُوَ بِطَرِيقِ مَكَّةَ، فَقَالَ لَهُ أَسْلَمُ: إِنَّ هَذَا الشَّرَابَ يُحِبُّهُ عُمَرُ بْنُ الْخَطَّابِ، فَحَمَلَ عَبْدُ اللَّهِ بْنُ عَيَّاشٍ قَدَحًا عَظِيمًا، فَجَاءَ بِهِ إِلَى عُمَرَ بْنِ الْخَطَّابِ فَوَضَعَهُ فِي يَدَيْهِ، فَقَرَّبَهُ عُمَرُ إِلَى فِيهِ، ثُمَّ رَفَعَ رَأْسَهُ فَقَالَ عُمَرُ: «إِنَّ هَذَا لَشَرَابٌ طَيِّبٌ»، فَشَرِبَ مِنْهُ، ثُمَّ نَاوَلَهُ رَجُلًا عَنْ يَمِينِهِ، فَلَمَّا أَدْبَرَ عَبْدُ اللَّهِ نَادَاهُ عُمَرُ بْنُ الْخَطَّابِ فَقَالَ: « أَأَنْتَ الْقَائِلُ لَمَكَّةُ خَيْرٌ مِنَ الْمَدِينَةِ»؟ فَقَالَ عَبْدُ اللَّهِ، فَقُلْتُ: هِيَ حَرَمُ اللَّهِ وَ أَمْنُه ُ، وَفِيهَا بَيْتُهُ، فَقَالَ عُمَرُ: «لَا أَقُولُ فِي بَيْتِ اللَّهِ وَلَا فِي حَرَمِه ِ شَيْئًا»، ثُمَّ قَالَ عُمَرُ: «أَأَنْتَ الْقَائِلُ لَمَكَّةُ خَيْرٌ مِنَ الْمَدِينَةِ»، قَالَ فَقُلْتُ: هِيَ حَرَمُ اللَّهِ وَ أَمْنُه ُ، وَفِيهَا بَيْتُهُ، فَقَالَ عُمَرُ: «لَا أَقُولُ فِي حَرَمِ اللَّهِ وَلَا فِي بَيْتِهِ شَيْئًا» ثُمَّ انْصَرَفَ

Me narró [Yahya] de Malik de Yahya bin Sa’id de Abdul Rahman ibn al-Qasim que Aslam el mawla de Umar bin al-Jattab le informó que visitó a Abdullah bin Ayyash al-Majzumi y vio que tenía algo de nabidh y en ese momento iba camino de Makka. Aslam le dijo: A Umar ibn al-Jattab le gusta mucho esta bebida.
Abdallah ibn Ayyash cargó pues con una gran recipiente para beber, se lo llevó a Umar ibn al-Jattab y lo colocó ante él. Umar se lo acercó y levantó la cabeza. Umar dijo: Es buena esta bebida.
Y bebió un poco y se lo pasó al hombre que había a su derecha. Cuando Abdallah sevolvió para marcharse, Umar ibn al-Jattab le llamó y le preguntó: ¿Eres tú quien dice que Makka es mejor que Madina?
Abdallah dijo: Yo dije que era el Haram de Allah, y Su lugar seguro y que Su Casa estaba allí.
Umar dijo: Yo no voy a decir nada de la Casa de Allah o de Su Haram.
Entonces Umar repitió: ¿Eres tú quien dice que Makka es mejor que Madina?
Este replicó: Yo dije que era el Haram de Allah y Su lugar de seguridad, y que Su Casa estaba allí.
Umar dijo: Yo no voy a decir nada de la Casa de Allah o de SuHaram.
Entonces [Abdallah] se marchó.

Lo que se entiende de la historia es que Umar prefería Madina a Makka, y no le gustaba que Abdallah bin Ayyash tuviese otra opinión. Pero al mismo tiempo, tampoco podía decir nada cuando Abd Allah bin Ayyash mencionaba las virtudes de Makka.

Tras rezar zuhr con el shayj, subí a ver la Alhambra con unos hermanos, pero no entré. Para el maghrib estabamos en la mezquita de nuevo. Esta vez, además del shayj Abdul Rahman, estaba el shayj Hamid. Tras rezar las oraciones obligatorias y las voluntarias y charlar un poco leímos un poco de la Muwatta hasta el isha. Después del isha salimos a cenar todos juntos. Uno de los temas que tocamos fue el tema de la recitación del Qur’an según la escuela maliki. La opinión de la escuela maliki es que el Qur’an no puede ser cantado, y hasta se narra de Ibn Abdul Hakam que el testimonio de quien canta el Qur’an es rechazado. Mi pregunta era dónde está la separación entre recitar y cantar. El shaykh Hamid explicó que tiene dos aspectos: por un lado, abandonar las reglas de taywid por libertad artística. Por ejemplo, las vocales largas (alif, waw, ya) pueden ser dos, cuatro o seis compases, dependiendo del contexto. Una vocal larga normal son dos compases, como la alif y la ya de ‘aalamiin. La vocal larga tras una hamza es cuatro compases, como aaaamannaa (ءَامَنَّا). La vocal larga seguida por una hamza o una letra con shadda son seis compases, como al-haaaaaaqqatu (الحَاقَّةُ). Sin embargo hay muchos recitadores que no siguen los tiempos correctamente, alargando cosas para conseguir un efecto, y esta sería la recitación prohibida. Por ahora esto no era nada diferente a lo que dicen todos los sabios del arte de recitación. El segundo aspecto estaba relacionado a la explicación del verso (وَلَا تَجْهَرْ بِصَلَاتِكَ وَ لَا تُخَافِت ْ بِهَا، وَابْتَغِ بَيْنَ ذَلِكَ سَبِيلًا) ‘No hagas tu oración en voz alta ni la hagas en secreto, sino que busca entre ambos extremos un camino’ (Q17:110) Según narra Ibn Abbas, el verso fue revelado al principio del Islam, cuando el Profeta (saw) lideraba la oración con la voz muy alta y los no-musulmanes, y por ello el Profeta (saw) bajó su voz. Entonces Allah ordenó ni subir demasiado la voz, ni bajarla demasiado. Lo que el shayj Hamid deducía del verso era que recitar el Qur’an en plan dramático, un momento con voz tranquila y de repente gritando, no era aceptable. Tras una velada interesante con conversaciones de este índole, nos despedimos.

Al día siguiente fui a ver al shayj Zakaria Maza. Este hombre, que tradujo Riyad al-salihin y ahora el tafsir de al-Qurtubi, me contó parte de su historia. Una historia muy interesante que le llevó desde Cordoba a Granada, luego a Makka, además de visitas por el mundo árabe, y finalmente de vuelta a Granada. Empecé a entender las experiencias de la generación de musulmanes españoles anterior a la nuestra, y también me ayudo a entender no solo el desarrollo del Islam en España, sino en el mundo occidental en general. Este shayj, tranquilo, gentil, humilde, sin darse cuenta se convirtió, a mis ojos, en un modelo a seguir. Este hombre casi desconocido entre los musulmanes hispanohablantes de la nueva generación, ha traducido dos de los libros más útiles que se pueden traducir. Por un lado, Riyad al-Salihin, que será utilizado por todos los hispanohablantes de tablig hasta el Último Día, y por todo musulmán hispanohablante que quiera purificar su corazón y sus acciones. Luego ha traducido el tafsir de al-Qurtubi, que seguramente es el tafsir más amplio que existe, y que será una fuente fundamental para todo musulmán hispanohablante que quiera entender la palabra de Allah. Ciertamente, este shayj está dejando tras de sí una buena acción que no perecerá, “conocimiento que es útil”, como lo describió el Profeta (saw). Que Allah le proteja a él y a todos los que han cooperado con él en esta mágnifica labor. Por eso, tras tomar té y raghif en una pequeña cafetería llamada Baraka, servidos por el incomparable Munir, volvimos a la mezquita y leí el principio de al-Awa’il al-sunbuliyya con él y me honré de poder considerarlo como mi shayj. Es mi primer shayj andalusí, y además qurtubi. Y encima me obsequió con la última entrega de su traducción de al-Qurtubi: la sección sobre las virtudes del Qur’an.

Tras rezar el zuhr nos despedimos del shayj Zakaria y del shayj Abdul Rahman y nos preparamos para el camino de vuelta. El sol brillaba, pero en mi corazón y en el de mis hermanos hacía sombra. Sentíamos pena de que no habíamos visitado la mezquita donde se sentaba el imam al-Shatibi para enseñar su Muwafaqat, o la mezquita donde el gran sabio al-Mawwaq explicaba Mujtasar Jalil. Pero más aún, nos entristecía separarnos de una gente que solo con su carácter nos había enseñado. Que Allah les recompense y que les proteja para que los musulmanes de España puedan aprovechar su carácter y su conocimiento. A pesar de la amargura del momento, me consolé con la esperanza de que volveré a ver a estos buenos hombres muy próximamente. Todo está en manos de Allah, pero yo ya estoy pensando en mi próximo viaje a Granada.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s