Los primeros sabios andalusíes

Cuando los musulmanes llegaron a al-Andalus en el año 92h, hacía casi 80 años que el Profeta (saw) había muerto. Aún así, es posible que uno de los Compañeros visitase al-Andalus. Este Compañero es Munayḏir al-Ifrīqī, de origen yemení pero asentado en Túnez (que antiguamente se conocía como Ifrīqiyya).

El hecho de que era un Compañero fue afirmado por al-Bujārī, Ibn ʿAbd al-Barr, Ibn Yūnus e Ibn Ḥaŷar. Según lo que menciona Ibn Yūnus, viajó a Egipto y finalmente se asentó en Túnez.

Ibn Qutayba narró de Muḥammad bin Mūsā al-Rāzī de ʿAbd al-Malik bin Ḥabīb al-Qurṭubī, un gran sabio andalusí, mencionó que Munayḏir entró en al-Andalus, y todos los que vienen después lo atribuyen a Ibn Ḥabīb, como al-Bakrī (m.487), Ibn Baškuwāl (m.658), Ibn al-Abbār (m.658) y al-Suyūṭī (m.911).

Ibn Ḥaŷar cita a al-Rašāṭī diciendo: “Nadie lo dijo más que ʿAbd al-Malik, pero no fue más alla de Túnez.” En mi estimación, esta es lo más correcto, pues Ibn Ḥabīb no menciona esto en su Tārīj, aunque habla largo y tendido sobre la conquista de al-Andalus y los Sucesores que vinieron.

Eso sí, sobre el hecho de que vinieron Sucesores a al-Andalus no hay duda. Dijo Ibn Ḥabīb en su Tārīj (p.138): “Entraron en al-Andalus unos veinte Sucesores, aparte de los que no son conocidos.”

ʿAbd al-Wāḥid al-Marrākušī (m.647) menciona cinco (Taljīṣ, p.20):

  1. Muḥammad bin Aws al-Anṣārī, que narró de Abū Hurayra.
  2. Ḥanaš bin ʿAbd Allah al-Ṣanʿānī, que narró de ʿAlī bin Abī Ṭālib.
  3. ʿAbd al-Raḥmān bin ʿAbd Allah al-Ğāfiqī, que narró de ʿAbd Allah bin ʿUmar.
  4. Yazīd bin Qasīt al-Saksaki, que narró de ʿAbd Allah bin ʿAmr bin al-ʿĀṣ.
  5. Mūsā bin Nuṣayr, el lider del ejercito que siguió a Tāriq bin Ziyād.

Ibn al-Abbār (m.658) menciona otros en Takmila:

  1. Bakr bin Sawāda de Basora, un faqih de los Sucesores, “murió en Túnez durante el califato de Hišām bin ʿAbd al-Malik. Y se dice que murió en travesía hacia al-Andalus en el año 128.
  2. Ḥaywa bin Rāŷa al-Tamīmī que entró con Mūsā bin Nuṣayr y que fue mencionado por Ibn Ḥabīb e Ibn Baškuwāl.
  3. Rāŷa bin Ḥaywa, aunque Ibn al-Abbār duda que sea correcto.
  4. al-Muğīra bin Abī Burda. Segun Ibn Baškuwāl, era parte del ejercito de Mūsā bin Nuṣayr, y es uno de los narradores en la Muwaṭṭa’ de Malik que narró el hadiṯ sobre la pureza del mar de Abū Hurayra del Profeta (saw).
  5. ʿAbd Allah b. al-Muğīra al-Kinānī. Al-Aṣīlī e Ibn Baškuwāl mencionaron que entró en al-Andalus, aunque parece que después volvió a Túnez.
  6. Abdul Ŷabbār bin Abī Salama al-Zuhrī, parte del ejercito de Mūsā bin Nuṣayr que se asentó en Sevilla y cuyos descendientes eran bien conocidos.
  7. ʿIyāḍ bin ʿUqba al-Fihrī, que fue mencionado por Ibn Ḥabīb.

Así pues, podemos tener certeza de que bastantes sucesores llegaron a al-Andalus.

Despues de eso se dice que los musulmanes seguían la escuela de al-Awzāʿī (m.157), aunque sería más correcto decir que lo que pasaba era que los emigrantes sirios dominaban. Por eso, un contemporaneo de al-Awzāʿī y Malik bin Anas, el famoso sabio de Homs llamado Muʿāwiya bin Ṣāliḥ (m.158) vino a al-Andalus. El gran sabio de hadiz cordobés Muḥammad bin Waḍḍāḥ dijo que cuando estaba estudiando en oriente, el gran sabio de hadiz Yaḥyā bin Maʿīn le preguntó: “¿Reunistéis los ḥadīṯes de Muʿāwiya bin Ṣāliḥ?” Ibn Waḍḍāḥ respondió: “No.” Dijo Ibn Maʿīn: “¿Qué fue lo que os lo impidió?” Dijo Ibn Waḍḍāḥ: “Llegó a un país donde la gente en esa época no era gente de conocimiento y se perdieron [sus ḥadīṯes].” Dijo Ibn Maʿīn: “Perdisteis -por Allah- mucho conocimiento.”

Al ser uno de los pocos sirios de conocimiento, Muʿāwiya bin Ṣāliḥ rapidamente se convirtió en hombre de confianza del amir ʿAbd al-Raḥmān ibn Muʿāwiya, el principe omeya que escapó de la conquista abasí y que fundó el califato omeya de Córdoba. El amir ʿAbd al-Raḥmān mandó a Muʿāwiya bin Ṣāliḥ a Siria a traer a su hermana Umm al-Aṣbağ, pero esta se negó a viajar hasta al-Andalus, aduciendo que ya era mayor para aventuras. Cuando Muʿāwiya volvió a al-Andalus se presentó ante el amir algunas cosas que había traído de Siria, entre ellas una granada siria. Dice al-Jushani (Ajbar, p.186):

Los que estaban sentados con el imam [ʿAbd al-Raḥmān] que eran sirios empezaron a recordar Siria y sentir pena. Entre ellos había uno que se llamaba Sáfar, y cogió alguna de esas granadas, cuidó de ella y la cuidó, y la cultivó, y es lo que se llamaba la granada sáfari hasta hoy.

Muʿāwiya bin Ṣāliḥ era un importante sabio de ḥadīṯ incluso antes de viajar a al-Andalus. Sus ḥadīṯes están en Muslim, al-Tirmiḏī, Abū Dāwūd, al-Nasa’ī, Ibn Māŷa y muchos otros.

La próxima generación de destacados musulmanes andalusíes ya eran alumnos de Malik, y si Allah lo facilita, hablaremos de sus alumnos andalusíes próximamente.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s