Ziyād bin ʿAbd al-Raḥmān Šabṭūn: el sabio asceta de Córdoba

Ziyād bin ʿAbd al-Raḥmān, mejor conocido como  Šabṭūn, nació en Córdoba y estudió con los sabios allí, entre ellos Muʿāwiya bin Ṣāliḥ. Luego salió a hacer el peregrinaje siendo Hišām el amir, y estando en Madīna estudió con el imām Mālik con quien estudió la Muwaṭṭa’ además de una colección de cuestiones legales de Mālik conocido como Samāʿ Ziyād, lo cual le hizo famoso. También estudió con al-Layṯ bin Saʿd, Sufyān bin ʿUyayna, Ibn Abī ’l-Zinād, ʿAbd Allāh bin ʿUmar al-ʿUmarī, Ibn Abī Ḥāzim y muchos otros.

Según Yaḥyā bin Yaḥyā, Ziyād “fue el primero en traer el fiqh a al-Andalus, y el [conocimiento de] ḥalāl y ḥarām.” Dijo de él el amīr Hišām: “He estado con mucha gente y he tenido experiencia con ellos, y no he visto a un hombre que escondiese más de su ascetismo que lo que mostrase, excepto Ziyād bin ʿAbd al-Raḥmān.

Ziyād era conocido por su prudencia religiosa y su abstinencia de las cosas mundanas, y al-Jušanī menciona varias historias preciosas sobre Ziyād.

Ziyād estaba casado con la hija de Muʿāwiya bin Ṣāliḥ, el gran sabio sirio amigo de los emires omeyas de Córdoba. Cuando Muʿāwiya daba algo comestible a su hija, esta le daba a Ziyād para que comiese pero siempre se negaba, diciendo cosas como ‘Esto es solo prudencia (waraʿ), y puede ser que Allah nos beneficie por ello.’ Entonces ella preguntaba: ‘¿Acaso eres mejor que mi padre?’ y el respondía, ‘No puedo decir eso ni llego al nivel de tu padre, pues tu padre tiene conocimiento y un alto grado’, pero aún así se negaba a comerlo. Sospecho que evitaba comerlo por la relación que Muʿāwiya tenía con los omeyas. Y Allah es quien mejor sabe.

Una vez el emir Hišām fue a casa de Ziyād y le dijo: “Te traigo dinero que me ha llegado y que es ḥalāl. Haz con él lo que veas.” Ziyād respondió: “Oh hijo de los califas! Puedes encontrar a quien es más fiable que yo, y con más derecho a ello.” Entonces mencionó a alguna gente, pero Hišām se negó a dárselo más que a él, y entonces Ziyād juró que no lo aceptaría. Al final Hišām se rindió y marchó diciendo: “¡Oh Allah! Ayúdame a obedecerte a través de este y otros como él.” Jālid bin Saʿd cree que esta historia ocurrió con al-Ḥakam en vez de con Hišām.

Hišām también en otra ocasión quiso nombrarle juez, y Ziyād escapó de Córdoba para no ser nombrado juez. Cuando Hišām se enteró dijo, “Ojala la gente fuese como Ziyād para poder librarme de los deseosos de poder mundano.” Y le hizo llegar noticia de que no le obligaría para que volviese a su casa.

En otra ocasión estaba montando a caballo con el emir al-Ḥakam y charlando, cuando el aḏān empezó. Entonces dijo, “¡Oh emir! Si no fuese porque quien llama a Allah -exaltado y magnifico sea- me llama a mí, te habría acompañado al palacio.” Y diciendo esto lo abandonó a la entrada del puente para ir a la mezquita.

Ibn Ḥabīb cuenta que una vez estaba en clase de Ziyād con otros alumnos y le llegó una carta del palacio. Escribió una respuesta y la mandó con el mensajero. Luego dijo a sus alumnos: “¿Sabéis que nos escribe este? Me escribió preguntándome sobre los platillos de la Balanza (en el día del juicio), si son de plata o de oro.” Los alumnos le dijeron, “Que Allah te cubra de misericordia por decirnos eso, pero dinos que contestaste.” Entonces Ziyād respondió: “Le escribí: Me narró Mālik de Ibn Šihāb de ʿAlī bin Ḥusayn que el Mensajero de Allah (saw) dijo: ‘Parte del buen islam de una persona es dejar lo que no le concierne.’ Llegarás [al día del juicio] y verás.”

Las biografías no mencionan muchos de sus alumnos, pero entre ellos estaba Yaḥyā bin Yaḥyā, quien narró la parte de la Muwaṭṭa’ que no oyó de Mālik directamente (parte de Kitāb al-iʿtikāf) a través de Ziyād. También fue profesor de Ibn Ḥabīb, como se ve en la última cita. El famoso juez de Córdoba, Qāsim bin Hilāl al-Qaysī también fue su alumno, al igual que sus hijos Aḥmad y Muḥammad.

Su transmisión de la Muwaṭṭa’ se perdió cuando la transmisión de su alumno Yaḥyā bin Yaḥyā se hizo la más popular, pero su Samāʿ se preservó en la Mustajraŷa de al-ʿUtbī.

El gran sabio cordobés, Ziyād bin ʿAbd al-Raḥmān, murió en el año 194, que Allah le cubra de misericordia.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s