Intentando comprender Yemen

En Yemen, los Huzis conquistaron la capital Sanaa entre el jueves y el domingo. Atacaron la universidad islámica al-Iman, tomaron posesión de la televisión estatal, el banco central, la academia militar, la oficina central de los servicios de inteligencia, y algunas cosas más.

En las últimas horas han firmado un acuerdo de paz que los ha convertido en el equivalente de Hizbollah en Líbano: tienen mucho poder político pero ninguna responsabilidad. Además, al estar mejor armados que el ejercito, se vuelven intocables.

Los Huzis se llaman así por ser los seguidores de la familia de sabios al-Huzi. Los Huzis en un principio eran de la escuela zaydi, una escuela que da preferencia a Ali sobre Abu Bakr, Umar e Uzman, pero que en lo demás es casi idéntica a los suníes. Sin embargo, el padre de los actuales líderes de los Huzis, Badr al-Din al-Huzi, se refugió en Irán durante la guerra civil en 1994 y se acercó mucho a la teología de los chiitas doceavistas, hasta el punto que hoy en Yemen se suele considerar a los Huzis de ser más chiitas que zaydis. Cuando Husayn, el hijo de Badr al-Din, fue acusado por Saleh de planificar una rebelión, sus seguidores empezaron una rebelión en Saada y desde entonces ha habido cinco guerras, siempre en Saada, entre el ejército yemení y los Huzis. Con cada guerra, y con ayuda de Irán, la capacidad militar y política de los Huzis crecía, hasta que se convirtieron en la mayor amenaza al estado yemení.

Dada las políticas del entonces presidente, Ali Saleh, esto no es muy sorprendente. Durante los más de 30 años que Saleh había estado en el poder, había gobernado cooptando a quien pudiese oponerle, ofreciendo dinero y posiciones, lo cual hizo que no utilizase (relativamente) poca violencia. La otra cara de la moneda es que, entre soborno y soborno, no quedaba dinero para desarrollar instituciones estatales ni la economía, y además el ambiente de corrupción llevaba a que el poco dinero que se invertía terminaba en la cuenta de uno u otro amigo de Saleh. Así pues, cuando Saleh cayó en el 2012, no había instituciones estatales fuertes, ni gente con la experiencia y el interés para mejorar la situación en Yemen.

La pequeña élite burocrática y corrupta de la época de Saleh sigue ocupando las posiciones de poder, y siguen tan corrompidos como antes. Podéis pensar en un PP más imcompetente y más descarado. Un solo ejemplo: cuando empezó la transición, estas élites dijeron que era muy importante educar y desarrollar jovenes talentos para reconstruir el país, y el gobierno británico ofreció becas para cursar estudios en algunas de las mejores universidades británicas. Pero resulta que todas esas becas se las llevaron los hijos de las élites corruptas. Estas élites corruptas han sido incapaces de mejorar la situación en Yemen. Más bien han hecho a mucha gente desear que Saleh vuelva al poder.

Ahora han llegado los Huzis, que entraron en Sanaa sin oposición, y que solamente fueron resistidos por el batallon privado de Ali Mohsen (mano dura de Saleh, usurpador de tierras y contrabandista) y algunos Islah (el equivalente a los Hermanos Musulmanes). La pregunta es ¿cómo puede una milicia conquistar la capital de un país sin oposición?

Por un lado, la corrupción e incompetencia de las élites en el poder ha causado verdadero rencor en la población. La gota que colmó el vaso fue cuando durante los días del Eid, el gobierno cortó las subvenciones a la gasolina, con lo cual los taxis y autobuses subieron sus precios, causando descontento popular y protestas callejeras. Los Huzis, con una política mediática copiada de Hezbollah, han podido explotar ese rencor.

Pero también han tenido ayuda, y no solo de Irán. Por un lado se rumorea que los saudíes llegaron a un acuerdo con los Huzis (que son de Saada, un provincia yemení que tiene frontera con Arabia Saudí) de dinero a cambio de atacar los intereses de los Hermanos Musulmanes y no entrar en Arabia Saudí.

También fueron apoyados por Saleh, quien quiere ‘demostrar’ que solo él puede gobernar Yemen, y por eso ha estado ayudando a los Huzis llegar a Sanaa. Es probable que él facilitó a los Huzis entrar en Amran (a 50km de Sanaa) el Ramadan pasado sin apenas oposición y tomar posesión de uno de los cuarteles mejor armados de Yemen en media hora. Allí los Huzis consiguieron unos cincuenta tanques, además de armas pesadas y una buena cantidad de municiones, elevando sus capacidades militares

Posiblemente el presidente Hadi, del sur del Yemen, también está metido en este embrollo, pues hace poco movió todas las armas pesadas desde Sanaa a la vieja capital del sur, Aden, antes de que los Huzis llegasen a Sanaa, y los batallones militares controlados por el gobierno están ausentes y no han hecho nada por defender la ciudad.

Así pues, ¿qué podemos esperar? Hay dos posibilidades realistas.

Una es que Yemen se vuelva a dividir (para los que no sepan, el sur de Yemen fue colonia británica, y tras conseguir independencia fue un estado independiente hasta la unificación de 1990). El movimiento independentista ha crecido bastante en los últimos diez años, el puerto de Aden puede convertirse en una sólida fuente de ingresos económicos que pueden ayudar a desarrollar la economía, y los problemas del norte no tienen solución clara. El hecho que el presidente Hadi, que es del sur, haya movido las armas y tropas al sur puede ser un precursor de esto. Si esto ocurriese, es casi seguro que el norte se convertiría en un estado fallido liderado por los Huzis y en guerra perpetua con los elementos suníes y zaydíes tradicionales del país. Algo parecido a Iraq, donde el sectarismo sangriento de las milicias chiitas facilitó la aparición de un yihadismo suní sangriento.

Otra posibilidad menos probable es que Yemen siga junta, con los Huzis jugando el papel de Hezbollah. O sea, tendrán control de ministerios fundamentales para sus intereses, poder de veto sobre cualquier política yemení, y desarrollo de su fuerza política y militar a expensas del estado. Si conseguir desarrollo político y económico en Yemen ya iba a ser difícil tras tres décadas de mal gobierno por parte de Saleh y su panda de corruptos, ahora con una milicia siendo la fuerza política y militar más fuerte del país podemos decir que va a ser imposible. Pero que la violencia continúe de una manera u otra es muy probable.

Hay más posibilidades, pues hay muchos más trapos sucios que yo no conozco. Abdullah al-Nafisi, que conoce a Irán muy bien, parece estar muy seguro de que hay un acuerdo entre Irán y USA para dejar que los Huzis controlen Yemen. Otros sugieren que los iraníes y saudíes están trabajando juntos en esto, y que la reunión de los ministros de exteriores de ambos países ayer domingo en Nueva York no fue coincidencia. Además, si los Huzis debilitan a Al Qaeda en el norte, y los drones americanos bombardean a Al Qaeda en el sur, entonces el president Hadi puede salir reforzado. Las últimas noticias son que luchadores de Hashid, tribu aliada con Islah, están entrando en Sanaa armados hasta los dientes, y que la alianza saudí-emiratí en contra de los Hermanos Musulmanes atraviesa un momento delicado, lo cual puede tener repercusiones en toda la región

Todos estos juegos políticos entre élites locales y extranjeras significa que la gente sufre y que Yemen se aleja cada día más de las ilusiones de la primavera árabe. Los precios suben, la inseguridad crece, y las herramientas de desarrollo se desarman. Estos son días de confusión, y lo único que podemos hacer es rezar por Yemen y su gente.

Anuncios

2 Comentarios Agrega el tuyo

  1. Mariam Farah dice:

    Salam Alaykum wa Rahmatullah wa Barakatuh,
    Una pregunta ¿sabéis en que posición quedan (dentro de éste conflicto interno) Centros de Conocimiento como Dar Al Mustafa y Dar Al Zahra (Ambos administrados e instruidos por los Habaib)? ¿Continúan en funcionamiento? ¿qué posición tienen ante los que se pronostica tendrán la autoridad en Yemen?

    1. Tendré que asegurarme si siguen en funcionamiento, pero supongo que si. No he oído lo contrario.
      En relación al futuro de los centros y su posicionamiento en este conflicto, debes saber que Habib Yifri es el hijo del ex-vicepresidente de Yemen del sur y multi-millonario hombre de negocios, Abdul Rahman al-Yifri. Su padre también es el lider de uno de los partidos sureños de oposición, y apareció en televisión hace unos días diciendo que Yemen del sur debería ser independiente del norte. Creo que por eso, y por el profundo odio que Habib Yifri siente hacia los Islah (los Hermanos Musulmanes de Yemen) dado su papel de represión cuando los sureños se rebelaron en 1994, Habib Yifri y los demás habaib irán del lado de secesión. Gente como Habib Umar seguramente no dirán nada públicamente, pero ya vimos que Habib Yifri fue a Egipto a apoyar a Sisi, con lo cual no me sorprendería verle expresar su apoyo a la secesión.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s