La crisis política y la crisis de la hermandad

el

Para los que vivimos lejos del mundo musulmán, en nuestras comodas casas en occidente, es fácil jugar a ser cínicos con las noticias. Muchos tomamos bandos y nos alegramos cuando nuestro bando parece sacar ventaja. Ahora hay gente alabando a Putin porque creen que ha destruido a ISIS en Siria, mientras que otros alaban a Arabia Saudí porque creen que ha destruido a Irán en Yemen. Y cada uno escribe en facebook o en twitter, disfrutando de su supuesta superioridad moral, pues al fin y al cabo no tiene ni amigos de verdad, ni parientes, ni nadie, ni en Siria, ni en Yemen, ni en Irán, ni en Arabia Saudí, ni en ningún lado. Para esas personas, estas muertes son abstractas y se pueden justificar bajo pretensiones intelectuales de estrategias geopolíticas.

Para los que están atrapados en el conflicto, o los que tienen vinculos reales con esos países, la realidad es más deprimente, y las estrategias geopolíticas de los diferentes actores dan miedo.

En Sanaa, la capital de Yemen, mis parientes temen por los jovenes de la familia. Un año de bombardeo diario (incluso Ramadan y los días de ‘Id) por parte de los saudíes ha llevado a los jovenes al borde de la radicalización. Mis parientes temen que los chavales van a aprovechar cualquier ocasión para unirse a los Huzis e irse a luchar contra los saudíes y emiratíes.

En Aden, que fue ‘liberada’ por los emiratos, los atentados de ISIS o Al Qaeda se suceden, causando muertes y confirmando lo que muchos veíamos venir.

En Yemen, ahora ya no importa quien ‘gane’. El Yemen ya ha perdido. Los yemeníes del norte y del sur solamente se hablan a través de insultos (“eres un vendido a los saudíes”, “eres un vendido a los iraníes”), con cada bando intentando argumentar que solo ‘mis’ víctimas son victimas de verdad, y ‘tus’ víctimas no existen. A pesar de que los medios dicen que han echado a los yihadistas (ya sean Al Qaeda o ISIS) de varias ciudades, la realidad es que se han hecho mucho más fuertes, con todas las consecuencias que eso conlleva. En el norte, el bombardeo saudí ha ayudado a los Huzis monopolizar el discurso religioso zaydi, con lo cual el zaydismo moderado y tolerante está siendo reemplazado con un zaydismo más duro. Mientras tanto, la infraestructura del país está en ruinas, con lo cual cosas como agua, electricidad, sanidad, educación y transporte serán de una calidad penosa durante muchos años. Los políticos rapidamente se pondrán al servicio de quien conceda más dinero -como llevan haciendo los últimos cincuenta años-, la reconstrucción se demorará mientras los políticos toman sus vacaciones en Londres y Nueva York, y el pueblo pasará hambre.

En ese contexto, ¿importa quien gane?

En Sanaa estudié con sabios zaydíes como el shayj Muhammad bin Ali al-Mansur; con sabios de origen zaydi como el shayj Muhammad Ismail al-Amrani; con sabios de origen salafi y shafii, como los shayjs Qasim al-Bahr y Tahir Salah. Nunca oí a ninguno de ellos hacer comentarios sectarios -críticas teológicas y académicas si, pero no comentarios sectarios. Sin embargo, la guerra y el discurso sectario ha destruido a este país que era un modelo de convivencia y tolerancia.

En este contexto, ¿importa de verdad si llegan a un acuerdo y los saudíes paran de tirar bombas sobre Sanaa a cambio de que los huzis dejen de atacar pueblos en el sur de Arabia Saudí? El país ya está destruido y dividido, lleno de desconfianza, con odios nuevos e irracionales.

Así pues, antes de presumir de nuestra capacidad analítica basada en artículos de prensa, recordemos que mientras nosotros discutimos política en la cafetería, hay gente muriendo en esos escenarios de guerra de los que hablamos con tanto gusto. Y pensemos que sentiríamos nosotros si alguien bombardease nuestra país un año entero y algunos incultos en Japón discutiesen si lo merecíamos por ser parte de la UE, o no lo merecíamos por Podemos. Las tragedias de nuestros lejanos hermanos no son material para animadas conversaciones en una cafetería elegante.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s