Un principio de interpretar el Qur’an

el

En una de mis clases cité la ayah:

يَا أَيُّهَا الَّذِينَ آمَنُوا إِنَّ مِنْ أَزْوَاجِكُمْ وَأَوْلَادِكُمْ عَدُوًّا لَكُمْ فَاحْذَرُوهُمْ وَإِنْ تَعْفُوا وَتَصْفَحُوا وَتَغْفِرُوا فَإِنَّ اللهَ غَفُورٌ رَحِيمٌ، إِنَّمَا أَمْوَالُكُمْ وَأَوْلَادُكُمْ فِتْنَةٌ وَاللهُ عِنْدَهُ أَجْرٌ عَظِيمٌ [التغابن 14-15]

¡Oh los que que creéis! ¡Vuestras parejas y vuestros hijos pueden ser vuestros enemigos, o sea que tened cuidado con ellos! Pero si indultáis, perdonáis y exculpáis, Allah perdona y es misericordioso. Vuestra riqueza y vuestros hijos son una tentación (fitna), y con Allah está una gran recompensa. (Q64:14)

Cité esta ayah en el contexto de que Allah nos pone a prueba de diferentes maneras, y a veces la prueba está en las cosas buenas que nos da, ya sea dinero o pareja o familia. En este caso Allah llega a describir que nuestra familia (pareja e hijos) pueden llegar a ser nuestros enemigos.

Uno de mis alumnos protestó diciendo que había leído la causa de revelación (sabab al-nuzul) de esta ayah y que no quería decir lo que yo decía.

La causa de revelación de la ayah

Según menciona al-Wahidi en Asbab al-nuzul (p.434) de Ibn ‘Abbas que dijo: Cuando una persona se hizo musulmán y quería hacer emigrar, su pareja y sus hijos se lo prohibían diciendo ‘Te imploramos por Allah que no vayas y dejes a tu familia y tu gente y vayas a Madina sin familia ni dinero’. Algunos sintieron pena por ellos y se quedaron sin emigrar, y entonces Allah reveló esta ayah.

Esto está confirmado por la mayoría de los sabios de tafsir, como al-Tabari, Ibn Abi Zamanin, Abu ’l-Layz al-Samarqandi, al-Bagawi, al-Razi, etc… Según el alumno, esto significa que mi uso de la ayah era incorrecto, pues la ayah había sido revelada en un contexto particular y por eso la ayah no se podía entender de manera amplía.

Una regla básica

El hermano era uno de mis mejores alumnos, y claramente el que más había leído sobre el Qur’an, y sin embargo no sabía una regla básica de tafsir, que es:

العبرة بعموم اللفظ لا بخصوص السبب

‘Lo que se toma en consideración es la generalidad de las palabras, no la particularidad del contexto’.

Esta regla ya fue descrita por al-Tabari (m.310h) quien dijo (12/177 ed.Shakir): “La ayah puede ser revelada al Mensajero de Allah (saw) por alguna causa específica, pero lo que se deriva de ella es general; la mayoría de las ayat del Qur’an son así.” Al-Zamajshari (m.538h) dijo en su famoso tafsir al-Kashshaf (p.1220 ed. Shayha): “Puede ser que el contexto de revelación sea particular y la promesa sea general.” Al-Nasafi (m.710h) dijo (1/122 ed Badiwi): “La regla es general aunque el contexto de revelación sea particular.” Dijo Ibn Yuzzay de Granada (m.741) en al-Tashil (2/435 ed Khalidi): “Su causa es particular y su significado es general.”

Cosas de este índole fueron dichas por muchos de los ulama en sus tafsirs del Qur’an, y es algo que está claro si uno reflexiona sobre ello. El Qur’an fue revelado a lo largo de más de dos décadas, poco a poco, y en muchos casos en respuesta a eventos particulares. Si decimos que lo que dice el Qur’an queda restringido a estos eventos o estas personas particulares, entonces eliminamos el significado universal del Qur’an, lo cual es un absurdo.

Pero por otro lado, si decimos que lo importante es la generalidad de las palabras y no el contexto de revelación, y eso lo tomamos como una regla absoluta, eso también nos puede llevar a absurdos.

Por ejemplo, en esta ayah en particular:

يَا أَيُّهَا الَّذِينَ آمَنُوا إِنَّ مِنْ أَزْوَاجِكُمْ وَأَوْلَادِكُمْ عَدُوًّا لَكُمْ فَاحْذَرُوهُمْ وَإِنْ تَعْفُوا وَتَصْفَحُوا وَتَغْفِرُوا فَإِنَّ اللهَ غَفُورٌ رَحِيمٌ، إِنَّمَا أَمْوَالُكُمْ وَأَوْلَادُكُمْ فِتْنَةٌ وَاللهُ عِنْدَهُ أَجْرٌ عَظِيمٌ [التغابن 14-15]

¡Oh los que que creéis! ¡Algunos de vuestras parejas y vuestros hijos son vuestros enemigos, o sea que tened cuidado con ellos! Pero si indultáis, perdonáis y exculpáis, Allah perdona y es misericordioso. Vuestra riqueza y vuestros hijos son una tentación (fitna), y con Allah está una gran recompensa. (Q64:14)

Aquí he cambiado un poco la traducción y la he hecho más literal, sin tomar en cuenta el contexto de revelación. Porque si este verso lo tomamos de manera literal sin considerar el contexto, se entiende que algunas de nuestras parejas y nuestros hijos son nuestros enemigos. Y este era el problema que tenía mi alumno, cuyo padre le recitaba esta ayah cada vez que tenían una pelea y le decía “Allah dice que eres mi enemigo”.

Sin embargo, el contexto de revelación nos ayuda a entender el significado de la ayah. La orden de emigrar a Madina fue una orden del Profeta (saw), muy importante para la comunidad musulmana que llevaba sufriendo persecución durante años, y el no ir era desobedecer una orden directa del Profeta (saw), que además era una orden con un trasfondo estratégico fundamental para la comunidad musulmana emergente.

Así pues, el hecho de que algunos musulmanes no fueron por las quejas de sus familias significaba que estaban dispuestos a desobedecer al Profeta (saw) y debilitar la posición de los musulmanes por petición de sus familias. Si lo entendemos así, entonces entendemos que nuestros familiares pueden ser nuestros enemigos si conscientemente se oponen a que sigamos nuestra religión.

Sin embargo, en la misma ayah Allah nos enseña como tratar con ellos:

وَإِنْ تَعْفُوا وَتَصْفَحُوا وَتَغْفِرُوا فَإِنَّ اللهَ غَفُورٌ رَحِيمٌ [التغابن 14-15]

Pero si indultáis, perdonáis y exculpáis, Allah perdona y es misericordioso. (Q64:14)

El contexto es, según cuenta al-Tabari en su tafsir (23/423 ed. Shakir), que cuando estos musulmanes finalmente llegaron a Madina y se dieron cuenta del error que habían cometido, querían castigar a sus familias, pero esta parte de la ayah les dejó claro que lo que tenían que hacer era perdonar a sus familias y mejorar las relaciones.

Así pues, al entender el contexto de revelación, entendemos que los musulmanes por un lado deben poner sus obligaciones religiosas por delante de los deseos de la gente, incluso si son sus propios parientes. También entendemos que cuando alguien intenta ser un obstáculo entre nosotros y nuestra religión, esa persona efectivamente es nuestro enemigo, pero aún así debemos tratarlos con compasión y generosidad.

Principios básicos para tratar con los contextos de revelación

Cuando queremos utilizar el contexto de revelación para tener una comprensión más profunda de la ayah, debemos tener en cuenta ciertas cosas:

  1. La narración que nos cuenta el contexto de revelación debe ser auténtica.
  2. A veces una narración parece ser sobre el contexto de revelación, pero no es necesariamente así. Por ejemplo, a veces un Compañero solamente está explicando cuando alguna ayah fue revelada mencionando algo que pasó en ese momento, y nosotros creemos que significa que lo que pasó fue la causa de revelación.
  3. A veces una narración sobre el contexto de revelación es simplemente la opinión del narrador, con lo cual hay que tener cuidado ya que puede estar equivocado.
  4. Muchas veces encontramos diferentes narraciones sobre el contexto de revelación que dicen cosas diferentes. En estos casos debemos investigar todas las narraciones y tratarlas con mucho cuidado.
  5. Finalmente, debemos recordar que el contexto de revelación es solo para ayudarnos a entender el Qur’an en más profundidad, pues la regla fundamental es que ‘la generalidad del texto tiene precedencia sobre especificidad del contexto’.

Y Allah es quien mejor sabe.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s