La mejor transmisión de Sahih al-Bujari: el manuscrito del andaluz Ibn Sa’ada

El sabio marroquí de Fes Abdul Hayy al-Kattani (m.1382/1962) fue uno de los grandes sabios del siglo XX, a pesar de que muchos sabemos poco de él. Era de una famosa familia de ulama que empezó memorizando el Qur’an, luego estudiando en Qarawiyyin, además de con su padre y hermano mayor. Mostró una inquietud particular por el hadiz y los libros. Viajaba a bibliotécas de manuscritos buscando libros desconocidos o sin identificar y los copiaba o intentaba comprar. Así consiguió crear una de las bibliotécas de libros más importantes de Marruecos. También viajó por el mundo estudiando y leyendo hadiz a los mayores ulema de su tiempo.
Como experto en hadiz que era, tenía preocupación especial por los libros de hadiz, y en particular Sahih al-Bujari que leyó con su padre numerosas veces, además de con otros profesores tanto en Fes como en otros sitios.

Variantes de Sahih al-Bujari

Ahora, algo que muchos alumnos no saben es que hay varias transmisiones de Sahih al-Bujari. Las diferencias son mínimas. Por ejemplo, en el primer hadiz de Sahih al-Bujari, que es el famoso hadiz de la intención:
سَمِعْتُ عُمَرَ بْنَ الخَطَّابِ رَضِيَ اللَّهُ عَنْهُ عَلَى المِنْبَرِ قَالَ: سَمِعْتُ رَسُولَ اللَّهِ صَلَّى اللهُ عَلَيْهِ وَسَلَّمَ يَقُولُ: «إِنَّمَا الأَعْمَالُ بِالنِّيَّاتِ، وَإِنَّمَا لِكُلِّ امْرِئٍ مَا نَوَى، فَمَنْ كَانَتْ هِجْرَتُهُ إِلَى دُنْيَا يُصِيبُهَا، أَوْ إِلَى امْرَأَةٍ يَنْكِحُهَا، فَهِجْرَتُهُ إِلَى مَا هَاجَرَ إِلَيْهِ
Aquí pongo las variantes recogidas:
سَمِعْتُ عُمَرَ بْنَ الخَطَّابِ رَضِيَ اللَّهُ عَنْهُ عَلَى المِنْبَرِ يَقُول: سَمِعْتُ رَسُولَ اللَّهِ صَلَّى اللهُ عَلَيْهِ وَسَلَّمَ يَقُولُ: «إِنَّمَا الأَعْمَالُ بِالنِّيَّاتِ، وَإِنَّمَا لِكُلِّ امْرِئٍ مَا نَوَى، فَمَنْ كَانَتْ هِجْرَتُهُ إِلَى دُنْيَا يُصِيبُهَا، أَوْ امْرَأَةٍ يَنْكِحُهَا، فَهِجْرَتُهُ إِلَى مَا هَاجَرَ إِلَيْهِ
La diferencia en traducción es aún menor:
  1. Oí a Umar bin al-Jattab sobre el minbar decir/diciendo
  2. “Su migración es por conseguir la vida mundana o por una mujer/o una mujer…”
 

La transmisión de al-Yunini

La mayoría de las diferencias que conocemos están preservadas en la transmisión de al-Yunini (m.701h), un gran experto de hadiz de Sham que escribió un manuscrito de Sahih al-Bujari con todas sus variaciones preservadas por sus profesores. Esta copia era considerada de muy alta calidad por los sabios de esa época, y fue revisada por el gran experto en gramática originario de Jaén, Ibn Malik el autor de la famosa Alfiyya en gramática. Dijo (según lo escrito en el manuscrito de Ibn Malik):
Oí lo que está incluido en este tomo de Sahih al-Bujari -que Allah esté complacido con él- de la lectura de nuestro señor, el shayj, el imam, el sabio, el hafiz, el préciso, Sharaf al-Din Abu ‘l-Husayn Ali bin Muhammad bin Ahmad al-Yunini -que Allah esté complacido con él y sus predecesores. Y esta lectura fue en presencia de un grupo de sabios honorables que estaban utilizando diferentes manuscritos fiables. Cada vez que pasaban por alguna palabra difícil expliqué lo correcto, y lo expliqué con precisión según mi conocimiento de la lengua árabe…
 
La transmisión de al-Yunini rapidamente se convirtió en la transmisión más famosa de Sahih al-Bujari por varias razones:
  • por la fiabilidad de al-Yunini
  • porque fue revisada por un gramático de la categoría de Ibn Malik
  • porque es la transmisión que se hizo famosa en en oriente, y consecuentemente en el resto del mundo musulmán

Pero creo que la razón más importante por la que esta transmisión se hizo tan famosa es porque fue impresa por orden del sultán otomano Abdul Hamid en 1313h/1895. Esta versión es considerada la más fiable de todas ediciones de Sahih al-Bujari, pues utilizó el manuscrito de al-Yunini como base, y además utilizó otros manuscritos antiguos de Sahih al-Bujari. Esta labor no fue hecha por editores normales, sino por un grupo de expertos liderados por shayj al-Azhar (cuando eso significaba mucho) Hasuna al-Nawawi, y hasta hoy se preserva uno de los manuscritos copiados de al-Yunini.

La transmisión de Ibn Sa’ada

Sin embargo, según al-Kattani, hay otra transmisión de Sahih al-Bujari que es más fiable aún que la de al-Yunini, y es la de Ibn Sa’ada. Dada la importancia de esta transmisión y la poca importancia que se le daba fuera del magreb, al-Kattani escribió al-Tanwih wal-išada bi maqam riwayat Ibn Sa’ada (La alabanza y comendación del estatus de la transmisión de Ibn Sa’ada) sobre la transmisión de Sahih al-Bujari que él consideraba más fiable.

Esta transmisión es la del sabio Abu ‘Imran Musa Ibn Sa’ada (m.c.522h), originario de Valencia pero que tuvo que emigrar tras la conquista cristiana, primero a Denia y finalmente a Murcia. El principal profesor de Ibn Sa’ada fue el sabio zaragozano Abu Ali Husayn bin Muhammad bin Fierro al-Sadafi (m.514h), aunque tuvo otros profesores tan ilustres como Abu Bakr al-Turtushi. Sin embargo, su principal profesor fue Abu Ali al-Sadafi, de quien era cuñado y secretario.

Abu Ali al-Sadafi (m.514h) era conocido como ‘el hafiz de al-Andalus’ y ‘el orgullo de al-Andalus’. Estudió con los más notables sabios andalusíes de su época, y luego viajó a oriente donde estudió con los más notables sabios orientales de esa época como al-Tayyuri, Abu Bakr al-Shashi, al-Husayn bin Ali al-Tabari y muchos otros. En total estudió con unos 200 profesores, y él mismo fue un importante profesor de sabios tan importantes como el qadi Iyad (m.544h) e Ibn Bashkwal (m.578h). Sin embargo, su alumno más cercano fue Ibn Sa’ada, famoso por su profesionalidad como narrador de libros de hadiz y que leyó los dos Sahihs de al-Bujari y Muslim con él unas sesenta veces en unos veinte años.

Abu Ali al-Sadafi había tomado Sahih al-Bujari del pacense (luego cordobés) Abu ‘l-Walid al-Bayi (m.494h), el famoso jurista y experto en hadiz. Al-Bayi es famoso fundamentalmente por su comentario del Muwatta titulado al-Muntaqa, sus libros de teoría legal (Ihkam al-fusul, Ishara, Minhay, Huyay, etc) y su libro sobre proceso judicial (Fusul al-ahkam). Sin embargo, pocos saben que también era un experto en hadiz. Por ejemplo, fue transmisor de libros tan importantes como el Sunan y el Marasil de Abu Dawud (m.275h), el análisis de los hadices de Malik por al-Daruqutni (m.385h), además de libros de al-Jatib al-Bagdadi (m.463h) sobre ciencias del hadiz y mucho más (se puede comprobar mirando la Fahrasa del sevillano Ibn Jayr (m.575h)).

Al-Bayi, a su vez, lo tomó del famoso sabio de hadiz persa, Abu Dharr Abd bin Ahmad al-Harawi (m.434h), quien se asentó en Makka. Abu Dharr era malikí cuando todavía había importante presencia malikí en ciudades orientales como Bagdad. Fue alumno de importantes sabios como Abu Bakr al-Abhari y al-Dinuri, pero también es fundamental por su transmisión de Sahih al-Bujari, que tomó de tres profesores:

  • Abdullah bin Hamuwayhi al-Sarajsi (m.381h), considerado narrador fiable con buenos usul (usul significa sus cuadernos originales que escribió cuando estaba estudiando con sus profesores). Tomó Sahih al-Bujari de al-Farabri en 316h y también fue alumno de Abd bin Humayd con quien estudió su Musnad y su Tafsir. Ver Siyar, 16/492.
  • Abu ‘l-Hayzam Muhammad bin al-Makki al-Kushmihani (m.389h), quien estudió Sahih al-Bujari con su profesor al-Farabri. También estudió con notables expertos en hadiz como al-Marwazi, Ibn Asim y al-Saffar. Al-Dhahabi lo llama “el muhaddiz, el fiable”. Ver Siyar, 16/491.
  • Abu Ishaq Ibrahim bin Ahmad al-Mustamli (m.376h) de Balj. Dijo de él Abu Dharr al-Harawi: “De los más fíables y precisos en Balj, viajó y escuchó mucho.” Estuchó Sahih al-Bujari de al-Farabri en 314h.

Como se puede ver, los tres eran alumnos de Muhammad bin Yunus al-Farabri (m.320h), el más importante narrador de Sahih al-Bujari. Al-Farabri fue profesor de distinguidos expertos, entre ellos Ibn Adi, uno de los sabios más importantes de hadiz, quien le cita a menudo en su magnum opus, al-Kamil fi du’afa al-riyal como autoridad transmitiendo de al-Bujari y otros como Ibn Jushrum, al-Marwazi e Ibn Abi Hatim. al-Daruqutni (m.385h) lo mencionó en al-Mu’talif wa ‘l-mujtalif como “el narrador del libro al-Sahih de Muhammad ibn Isma’il al-Bujari”. Al-Jalil (m.446h) en al-Irshad lo menciona entre los alumnos de al-Bujari y dice “Y fue el último en narrar de él al-Yami [al-sahih]”.

Así pues, la cadena de transmisión de Ibn Sa’ada hasta al-Bujari son cinco eslabones:

  1. Abu Ali al-Sadafi (m.514h)
  2. Abu ‘l-Walid al-Bayi (m.494h)
  3. Abu Dharr al-Harawi (m.434h)
  4. al-Sarajsi (m.381h), al-Kushmihani (m.389h) y al-Mustamli (m.376h)
  5. al-Farabri (m.320h)
 

El manuscrito de Ibn Sa’ada

Hay varios argumentos para dar preferencia a la transmisión de Ibn Sa’ada.

El primero: El manuscrito de al-Sadafi que era su base era un manuscrito de alta calidad que había sido leído a Abu Dharr al-Harawi, y además al-Sadafi había estudiado y revisado el Sahih con muchos profesores en Irak, Egipto, Siria, Hiyaz y al-Andalus.

El segundo: Ibn Sa’ada revisó su copia con al-Sadafi numerosas veces. Según algunas biografías de Ibn Sa’ada, leyó los Sahih de al-Bujari y Muslim a al-Sadafi 60 veces en unos veinte años, a pesar de que al-Sadafi enseñaba muchos otros libros como el Yami’ de al-Tirmidhi, al-Tarij al-kabir de al-Bujari, al-Yarh wa ‘l-ta’dil e Ishara de al-Bayi y más libros. Al-Kattani explica que la razón por la que pudieron leer los dos Sahihs además de otros libros tantas veces es que el estudiar era su distracción. Y luego cita el siguiente poema de Abu Ali al-Sadafi:

Visitar a la gente no trae ningún provecho
Más que el delirio de fulano dijo y dijo.
Así pues, visita poco a la gente, solo
Para coger el conocimiento o mejorar el estado propio

Al-Sadafi conocía Sahih al-Bujari tan bien que decía a su alumno: “Toma el Sahih y menciona cualquier texto que quieras, yo te mencionaré su cadena de transmisión”. (Maqqari, Nafh, 2/92).

El tecero: Los grandes sabios de al-Andalus y el magreb en general utilizaron la transmisión de Ibn Sa’ada como su fuente más fidedigna, desde el año 539h (la fecha más antigua de lectura de esta transmisión) hasta la lectura de Muhammad bin Abdul Salam Bannani (m.1163/1750). Muchos sabios hicieron copias de la transmisión de Ibn Sa’ada, y es la base de la mayoría de los manuscritos magrebíes de Sahih al-Bujari.

El cuarto: Grandes expertos la alabaron. Abu Hamid al-Arabi al-Fasi dijo: “Es la mejor copia original que hay en el magreb.” Abdul Qadir al-Fasi dijo: “La transmisión de Ibn Sa’ada es mejor que las narraciones que tiene Ibn Hayar.” Dijo Abu l-‘Abbas al-Hilali: “Es en la que se basan los [eruditos] de Fes.” Dijo Salih al-Fulani: “La copia fiable, famosa y todavía existente.” Dijo al-Dar’i: “La transmisión de Abu Imran Ibn Sa’ada tiene prioridad y es más fiable y precisa que [la de al-Yunini].”

Según al-Kattani, la versión original de 

La copia de Turquía

Hace unos años, en İstanbul encontraron un manuscrito completo de Sahih al-Bujari que parece ser el manuscrito completo del libro más antiguo que existe, pues contiene un registro de lectura completa con Muhammad b. Yusuf Ibn Sa’ada y firmado por él, del año 555h. Sin embargo, este Ibn Sa’ada no es Abu Imran Musa (m.c.522h), sino su sobrino Muhammad b. Yusuf Ibn Sa’ada (m.565h).

Después de la muerte de Abu Imran Musa Ibn Sa’ada (el Ibn Sa’ada original), su sobrino Muhammad b. Yusuf Ibn Sa’ada tomó los manuscritos originales de su tío y Abu Ali al-Sadafi. Según el valenciano Ibn al-Abbar (m.658h), “Estudió con Abu Ali al-Sadafi, especializó en él y tomo mucho del él. Con él quedaron sus manuscritos (dawawin), viejas copias originales (usuluhu l-‘itaq) y las copias maestras de sus libros auténticos (ummahat usulihi l-sihah)” (Ibn al-Abbar, Takmila, 2/182-3). Tras estudiar varios años con Abu Ali al-Sadafi en Valencia, Muhammad b. Yusuf fue a Córdoba, donde estudió con Ibn Rušd el abuelo, Abu Bakr ibn al-Arabi, e Ibn Attab, antes de viajar a Oriente en 520h, donde estudió con al-Mazari, Abu Tahir al-Silafi, y otros. Volvió a al-Andalus en 523h, un año después de la muerte de su tió. En el Mu’yam, Ibn al-Abbar dice que Muhammad b. Yusuf se quedó con los manuscritos de su tío. En el 526h se asentó en Xativa, donde era juez, y se dedicó a enseñar en Xativa, Murcia y Valencia. Cuando enseñó Sahih al-Bujari sabemos que tenía las copias originales de su tío y su profesor. En este manuscrito encontrado en Istanbul y que le fue leído en 555h, el copista menciona que utilizó, entre otros, los manuscritos originales de Abu Ali al-Sadafi e Ibn Sa’ada para revisar.

Este manuscrito se ha publicado en versión facsimil en Turquía, con una buena introducción por el descubridor del libro, mi profesor Muhammad Muyir al-Jatib. Aunque todavía no está disponible en versión digital, hay versiones digitales de algunos manuscritos copiados de la versión original de Ibn Sa’ada.

Ahora, lo único que nos queda es esperar que alguien haga una edición crítica de la recensión de Ibn Sa’ada, para, por un lado, tener una copia por lo menos tan fidedigna como la Yuniniyya de Sahih al-Bujari, pero también para entender la transmisión del Sahih en occidente y, en particular, en la España musulmana.